Estar abiertos a la sanación

Silvia Patrono

13 septiembre 2018

No hay comentarios

Casa Cuerpo

Estar abiertos a la sanación

Estar abiertos a la sanación

Marcela tuvo  un meningioma (tumor benigno), tamaño mandarina, con una parte enroscada en el nervio óptico lo que hizo que su intervención quirúrgica durara 11 hs. 

“Haciéndome estudios de sinusitis con un MRI me descubren un tumor en la cabeza… Mi recuperación fue tan rápida que ni mi ángel doctor podía creerlo…  Yo sé íntimamente que lo que a mí me dio plena felicidad y excelente recuperación fue el amor que tengo y la nueva manera de alimentarme.” Marcela Vannelli

Historia real escrita en exclusiva para www.creandotuvida.com

Silvia, voy a contarte una experiencia que pasó  por mi vida y gracias a Dios terminó  con un final feliz. Yo me siento bárbara, tengo la vista ya al ¡¡¡100%!!!  No siento que hubo una operación en mí, de hecho no lo incorporo a mí y eso es ¡maravilloso!  Te escribo la historia desde el corazón.

 

Haciéndome estudios de sinusitis con un MRI me descubren un tumor en la cabeza.  Sin perder un minuto lo llamo a mi esposo, Guillermo, y se lo cuento bastante nerviosa.  Ese mismo día el 24 de julio, 2009,  el médico que me trataba  me deriva al neurocirujano, que fui  a consultar con Guille.  Cuando lo vi,  fue como ver un ángel bajado del cielo.  Fue instantáneo.  Me pasó  algo con él que nunca me había sucedido.  Me dio mucha paz y tranquilidad sin nunca haberlo visto antes.

Mi “ángel” neurocirujano me dice que me quede tranquila y que tiene dos noticias que darme: una buena y otra no tanto.  La buena era que el tumor era benigno y la no tan buena, pues él tenía que operarme para sacarlo.  En ese momento me da la opción de internarme y ese mismo día me interno para desinflamar la zona y tomamos la decisión de operar el martes siguiente, día 28 de julio, 2009. Fue entonces que pensé que si me pasaba esto era porque yo tenía la fe y fuerza para soportarlo y pasarlo. No existía ninguna otra opción.  Me encontraba yo antes de  la intervención quirúrgica embarcada ya en mi propia sanación.

 

Quiero contarte sobre las manos que me sanaron. Fueron cuatro ángeles que serán parte mía por siempre. Guille, mi esposo.  Laury, mi hermana de sangre.  Maritza, mi hermana del alma y el doctor Adada, el neurocirujano.  Ellos fueron los que estuvieron ahí, al lado mío.  Sumado a todo ese amor también se encontraba mi gran familia y amigos que no han dejado de rezar, y los sentí a cada uno de ellos.  Sentí todo ese caudal de amor.  Mi corazón estuvo siempre abierto a recibirlo desde una calma que de algún modo yo desconocía pero jamás interferí para que se fuera. Sentí la energía que todos me transmitían.  Eso es muy fuerte emocionalmente y físicamente también.

Marcela en su casa tres después de su operación

Marcela en su casa tres después de su operación

En este período hubo en mí  además, un cambio muy grande  en cuanto a la alimentación que vino de la mano de Laura, mi hermana y una estudiosa de los alimentos y sus beneficios en el cuerpo de toda la vida.  Un lujo para mi proceso de recuperación y una experiencia que deseo compartir.  Desde el primer día de estar internada, Laura  me cambió la dieta y preparó  los más deliciosos platos acompañados por esa pasión y amor por la madre naturaleza que mi luminosa hermana posee. Pude limpiar mi organismo antes de la operación y después.  Todo lo que me daba era a base de jugos naturales y alimentación cruda, lo cual le agradezco infinitamente, ya que muy rápido pude ver resultados maravillosos.  ¡Hasta mi ángel doctor se sorprendió!  Al tercer día después de operada me fui a mi casa, cuando con este tipo de operación mínimo te quedas una semana en el hospital.

Hoy sigo alimentándome igual a base de jugos, frutas y comida cruda.  Laura me dejó una larga lista de opciones antes de volver a su casa.  No soy súper estricta.  De vez en cuando quiero comer un plato de pasta o un poquito de pescado, pero trato de combinarlo con vegetales crudos.

 

Todo sucedió a gran velocidad y en esos “nuevos tiempos” hay que aprender a incorporar los cambios para que nos den buenos resultados.  Mi recuperación fue tan rápida que ni mi ángel doctor podía creerlo.

 

Mi resultado personal es más que fantástico.  Hoy 27 de agosto me falta un día para que se cumpla el mes de la intervención quirúrgica  y no sólo me siento más joven sino que además, estoy llena de vida y alegría para dar, e intuyo que eso es producto de alimentarme con productos vivos.

Marcela días después de su operación

Marcela Vannelli a los 19 días de su intervención quirúrgica

Si hoy conociera a alguien en la misma situación le pediría que respire profundamente, se relaje y trate de tomar la mejor decisión incorporando a su corazón en ella.

 

Creo que con la sonrisa de la foto no tengo mucho que decir, gracias a dios la sonrisa habla por sí sola.  Así feliz me levanto todas las mañanas y con la misma alegría me voy a dormir. Yo sé íntimamente que lo que a mí me dio plena felicidad y excelente recuperación fue el amor que tengo y la nueva manera de alimentarme.

 

Marcela Vannelli – Agosto 27 2009.

PROXIMAMENTE PUBLICAREMOS LAS RECETAS DE ALGUNAS DE LAS COMIDAS QUE LAURA VANNELLI PREPARO PARA SU HERMANA, MARCELA.

Wheatgrass

Ensalada de hojas verdes con choclo desgranado crudo y radiccio.

Pan de arroz activado con alcaparras y tomates secos.

Desayuno: limón con agua tibia para limpiar todo tipo de impurezas acumuladas durante la noche y jugo de naranja con espirulina, wheatgrass y semillas de lino, girasol y sésamo activadas,

Lasagna de zucchini con mayonesa de palta,  verduras prensadas y brotes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres − uno =

Creando Tu Vida