CreandoTuVida
                              una nueva forma de vivir                   
                                                                                                                                                                    
Emba
jada de Paz

Your Subtitle text
COMO PROCESAR MUERTE
HISTORIAS REALES INSPIRADORAS

Queridos miembros,
si tienen una *historia real e inspiradora y desean compartir esa experiencia única y movilizadora , CreandoTuVida   les ofrece este espacio para publicarla y así otras personas pueden inspirarse al leer vuestro relato.  Siéntanse  libres de cambiar nombres y lugares si desean  mantener el anonimato.  Lo que cuenta es la vivencia.
   Silvia Patrono
- Embajadora de Paz
(*No todas las historias serán publicadas.) 

El contenido de este sitio no pretende reemplazar o sustituir los cuidados o sugerencias médicas.  Si estás en tratamiento sobre algún desorden físico o emocional, en psicoterapia, tienes convulsiones o sufres de cualquier otra enfermedad, sugerimos que consultes a tu médico o terapeuta y obtengas consejos de dichos especialistas antes de utilizar cualquier información que se presente en CreandoTu Vida.com.  CreandoTu Vida.com  no se hace responsable en absoluto del uso inapropiado de la información que su sitio provee.

__________________________________________________________

EL PROCESAMIENTO DE LA MUERTE DE MI PADRE, QUINCE AÑOS MÁS TARDE

Soy Ana y hace unos meses escuché hablar del Enfoque Bio-Espiritual.  Me considero privilegiada de haber encontrado esta nueva forma de ver mi vida – y la de los demás también. Siento que el Enfoque ha segmentado mi vida en muchos aspectos para después integrarla de la forma más noble y amorosa que jamás haya conocido. Ana Lilia - México

Esta es mi historia que hasta el día de hoy, me hace sentir extasiada de vulnerabilidad:


Hace quince años mis entrañas se desprendieron de mi cuerpo… Estando discutiendo con mi esposo; ¿la razón? No la sé. Sólo sé qudije: “¡Por qué no te vas!” Me miró, se dio la vuelta y se quedó allí, conmigo. No se fue. Esta expresión tenía algo importante que decirme… entonces comenzó a temblar todo mi cuerpo sin excepción*.  Me dolía el pecho.  Las lágrimas me surgían una tras otra sin parar. De repente viene a mí una imagen, imagen que le había pedido a mi mente que borrara. ¿Cuál era? Mi padre postrado en la cama del hospital público, muriéndose; y yo que estaba allí.  Percibía aquel olor tan peculiar de la habitación; lo miraba, moribundo.  Me abalanzaba sobre sus rodillas, sintiendo su huesos y le gritaba: “¡No te vayas, no me dejes!” De pronto, unasmanos frías, muy frías me desprendían de él y me decían: “Tranquilízate. No llores. ¿No ves que se está muriendo y que tú no lo dejas morir?” Eso era precisamente lo que yo no quería ¡que se me muriera! Sólo tenía quince años y me pedíanque “e n t e n d i e r a”. De pronto, dentro de mí y de mis lágrimas, me convertí de la niña a la que le habían cortado las lágrimas ante la agonía de su padre para que él pudiera continuar su curso, a la adulta que soy, igualmente conmovida y bañada en sus propias lágrimas, que ahora asistía a esa niña.  Sin articular palabras, le expresaba a esa niña con cuerpo y mente en comunión, que allí estaba con y para ella. Esta experiencia ha reconciliado esa parte de la cual nunca me acordé – rectifico, más bien me aterrorizaba traerla a mí.

Agradezco profundamente al Enfoque por haberme permitido vol
ver a vivir
esos momentos (incluso percibiendo aquél mismo olor de la habitación, a papá en sus huesos, aquellas heladas manos…) y poder asistir yo misma a aquella criatura que sólo necesitaba –tal vez- un abrazo profundo, muy profundo, y no argumentaciones tan humanas… Además, encontré un sentido auténtico a esa palabra sin sentido que le dije a mi esposo. No quiero que se vaya; quiero que sepa que lo amo y que quiero disfrutar de su presencia. También me hizo reflexionar que si mi hijo se encontrara en un caso como el mío, yo, su madre, sea quien lo abrace profundamente y vea que seguiré siendo una columna para él aún mejor cimentada. Esto es parte de mí. Lo puedo contar con sentimiento y, a la vez, con una paz que invade ese mismo sentimiento, gracias a la fortuna de haber encontrado el Enfoque Bio-Espiritual. Gracias por leer mi historia.
Ana Lilia - México

______________________________________________________________
Te recomendamos que leas:
Las Emociones>>
El Amor>>
Cambiar es Posible>>
Vivir el Presente>>
Tu D
ía Perfecto>>
Soy la Piedra en Mi Camino>>
El Poder de las Palabras>>
Vocabulario Positivo>>
Sonre
ír>>
Afirmaciones>>

Historias reales sobre animales >>

Si deseas enviarnos tu historia real haz click aquí >>>
Volver a Inicio >>>
Más Historias Reales e Inspiradoras >>>
Website Builder