CreandoTuVida
                              una nueva forma de vivir                   
                                                                                                                                                                    
Emba
jada de Paz

Your Subtitle text
María Luisa Falcone, fertilizar

Proyecto FUTURO FUERTE
Hay una nueva historia sobre el cuidado del suelo

El Ingeniero Agropecuario Enzo Cástino que promueve la obra “la ley del suelo,” organizó  un concurso literario para alumnos de  escuelas rurales. 

                                                                                                                                                           
                                                                                                          María Luisa Falcone
 
                                                                                                                   ecologista

El proyecto “Futuro Fértil” es una iniciativa de FERTILIZAR que surge con el objetivo de generar conciencia en la comunidad, sobre la importancia de la conservación sustentable del suelo.  Esta asociación civil entiende la importancia de educar a los jóvenes.  Del mismo modo, mi proyecto "Despertando la Sensibilidad del Niño" también educa, recuerda, informa y celebra el amor y respeto hacia lo natural, hacia el planeta, hacia uno mismo como individuo que lo habita y forma parte de un ecosistema perfecto... en la medida que no intentemos desafiar sus leyes...

El cuidado de  la Naturaleza nos incluye a todos.

 FERTILIZAR es una asociación civil sin fines de lucro formada por diferentes actores de la industria agropecuaria (empresas, instituciones, asociaciones de productores, universidades, entre otros), cuyo objetivo es concientizar sobre la importancia del uso racional del fertilizante y la sustentabilidad del sistema productivo, a través de la difusión de información técnico-científica adaptada a la realidad local, que explique las ventajas agronómicas y económicas del agregado balanceado de nutrientes sobre la productividad de cultivos y pasturas y sobre la fertilidad del suelo para una agricultura sustentable. Con este objetivo, FERTILIZAR lleva a cabo múltiples actividades de difusión e investigación, entre las cuales se encuentran: financiar becas e investigaciones científico-técnicas, desarrollar convenios tecnológicos con entidades educativas, coordinar reuniones de divulgación, publicar información científico-técnica sobre el tema, entre otras.


El proyecto “Futuro Fértil” desarrolló el primer concurso literario con el tema “Cuidando nuestro suelo”, dirigido a jóvenes de entre 15 y 18 años, de escuelas agrotécnicas del país. Siendo el cuidado del suelo un tema de gran importancia para la producción agrícola nacional, es clave su tratamiento en el ámbito educativo. Por eso, FERTILIZAR convocó a los jóvenes de todas las escuelas agrotécnicas para que manifestaran sus conocimientos del suelo a través de una propuesta distinta y creativa.

Cuento ganador
La Tierra y el hombre:crónica de encuentros y desencuentros

“En un principio creó Dios los cielos y la Tierra. ...Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar y descúbrase lo seco. Y fue así. Y llamó Dios a lo seco Tierra...Después dijo Dios: produzca la tierra hierba verde ¡hierba que dé semilla; árbol de fruto que dé fruto según su género; que su semilla esté en él; sobre la tierra. Y así fue.” (Génesis 1-11)

Mi cuerpo está compuesto de sustancias elementales para vivir.

Todos los hombres lo saben. En sus cosmogonías siempre aparezco yo, el Suelo, como el Gran Proveedor, como la Madre Tierra. No importa cuál sea su dios, ni si son dioses variados...Yo siempre soy el Dador. Figura sagrada para muchos.


“Ten cuidado de las cosas de la Tierra: haz algo ¡corta leña!
¡labra la tierra!, ¡planta nopales¡ planta magueyes. Tendrás qué beber, qué comer, qué vestir. Con eso estarás en pie.”

 

Entre el Cielo y la Tierra, pintura de Silvia Lerner

En mis oídos resuenan voces que hablan distintos idiomas, pero siempre me cantan himnos de agradecimiento o rogativas de súplica. Y yo los favorezco.

Personas con atuendos extraños se acercan, me tocan, tratan de conocerme, de hacerme parte de sus vidas, de aprender a quererme y a cuidarme. Saben que soy el medio de conseguir sus alimentos y también el de sus animales.

Las flores son nuestras hermanas, el venado, el caballo... Las crestas rocosas, las savias de las praderas, el calor corporal del potrillo y, el hombre, todos pertenecen
a la misma familia.

Los ríos son nuestros hermanos, ellos calman nuestra sed. Ellos llevan nuestras canoas y alimentan a nuestros hijos. "Si os vendemos nuestras tierras, deberéis recordar y enseñar a vuestros hijos que los ríos son nuestros hermanos y hermanos de vosotros;
deberéis en adelante dar a los ríos el trato bondadoso que daríais a cualquier hermano".

Hasta que el Hombre apareció, mis únicas compañeras eran las que nacían de mí, las Plantas, y las Bestias. Después, las Plantas, al ver que los hombres me daban cada vez más usos, me preguntaban:

-Amigo, ¿Qué te están haciendo?, ¿te están maltratando?
-No,nunca me sentí más cuidado,¿saben?,Ellos,entre cantos y bailes,me agradecen todo lo que les doy. Y a cambio me arrojan cenizas, que me resultan muy provechosas.

-¡Es por eso que cada vez crecemos con más fuerza... Pero... necesitamos agua para crecer. Y hace bastante tiempo que las Nubes no se acuerdan de nosotras.
-No se preocupen, estos nuevos pobladores encontraron la maneradeaprovechar al máximo las lluvias.

Llega la noche. Los últimos rayos de luz desaparecen tras el horizonte. Las tribus regresan a sus aduares, para afrontar mañana el nuevo día de trabajo. Las Estrellas que comienzan a brillar en la noche cálida y serena, desde lo alto me interrogan:

-¿Cómo ha sido tu día? Se te ve muy contento...
-Sí, me siento fuerte, cuidado, útil, ya que de mí depende la alimentación de tantas criaturas.
-Nos alegramos mucho, porque por tu generosidad con todos los seres vivos, mereces ser feliz.

El ciclo de la vida otra vez comienza, el Sol vuelve a alumbramos. Pero su brillo no es igual al de todas las mañanas, se ve opaco, no tiene fuerza. ¿Qué está pasando?

Mi cuerpo se conmueve por un galopar de animales fabulosos. ¿Qué es? Mis compañeros de siempre no me pueden responder. El único que nos puede enviar una
señal es el Sol. Él, desde su altura, ve más allá que nosotros.

El galope es cada vez más atronador. El titilar del Sol presagia algo terrible. Pronto se devela el misterio. El latido de mi cuerpo se detiene... Las voces distintas sonaron temerarias. Sin la suave melodía gutural...

Los hombres blancos nos invaden. Destrozan todo lo que tanto esfuerzo costó: cultivos, animales, viviendas, acequias, y, hasta diezman las tribus...Muchas de las plantas que me acompañan día y noche, protegiéndome de la fuerza del viento y el agua, fueron arrasadas.

¿Desaparecerán para siempre la vitamínica quinoa, el tarwi cargado de proteínas, el oleoso madi?.. Nosotros no entendemos lo que está pasando.

Actúan como dioses terribles.

...Mis fuerzas y mi fertilidad se debilitan día a día... Cada hoja resplandeciente, cada neblina en lo oscuro del bosque, cada amanecer lleno de frutos, que brindábamos
conmisayudantesdevida, a lastribus,yque ellasvaloraban y protegían como algo sagrado, se van desvaneciendo.

Sé que al Hombre Blanco le da lo mismo un pedazo de tierra que otro, porque él es un extraño que llega de noche a sacar de mí lo que necesita. No me trata como
un hermano, sino como su posesión, su esclavo. Despoja de la Tierra a sus hijos sin
que le importe. Olvida la sepultura de su padre y los derechos de sus hijos.
Trata a su madre, laTierra, y a su hermano, el Cielo, como si fuesen cosas que se pueden comprar, saquear y vender, como si fuesen corderos y cuentas de vidrio.

Su insaciable apetito devorará la Tierra y dejará tras sí sólo un desierto. De igual forma trata a las Bestias. El Búfalo oyó a William Cody jactarse:

"Galopé hacia la manada y cuando llegué a entreverme con ella, disparé a diestro y siniestro,...hasta que la manada se dispersó dejando un tendal de treinta y seis animales."

Los indios pawné lloraban, me dijo. Sólo la voz del cacique Seattle se levantó en
nuestra defensa:

"Somos parte de la Tierra y ella es parte de nosotros. Todos pertenecemos a la misma familia." Pero se burlaron de él. Me conquistan, me abandonan y siguen su camino
sin que les importe la destrucción. Sólo parece interesarle el rendimiento, aunque me agote.

Una luz de esperanza me sostiene: que pronto el hombre se dé cuenta de todo el daño que me provoca a mí y al resto de los seres vivos. Que pronto comprenda que él es otro de los miembros de la maravilla de la creación. Que es su dueño. Que no puede expoliarme.

Los hombres blancos también pasarán, tal vez antes que las demás tribus.

Si contamináis vuestra cama, moriréis alguna noche sofocados por vuestros propios desperdicios. No comprendemos lo que será cuando los búfalos hayan sido exterminados, cuando los caballos salvajes hayan sido domados, cuando los recónditos rincones de los bosques exhalen el olor a hombre y cuando la vista hacia las verdes colinas esté cerrada por un enjambre de alambres parlantes. ¿Dónde está el espeso bosque? Desapareció. ¿Dónde está el águila? Desapareció. Así termina la vida y comienza el sobrevivir.

Soy el Dador y nada pido a cambio. Hoy, ya con unos años más, vuelvo a tener ese
sentimiento que tanto esperé. Los Hombres notan en mí una gran debilidad, por lo que comenzaron a estudiarme desde mis orígenes. Los escuché hablar de fertilidad. Sospecho que ha estado en peligro mi capacidad de generar. ¿Me
convertiré en un sustrato estéril?

Mis"médicos",los ingenieros agrónomos,hablan de balance y desbalance de nutrientes. ¿Qué pasa con mi sangre?

¿Es posible que los científicos logren que pueda dar el máximo sin agotarme? Porque pienso vivir muchos millones de años más sin dejar de alimentara los Hombres.

El Sol me cuenta que algunos hablan de sustentabilidad, insisten en este concepto. Quiero saber más. Pregunto a mis compañeros de vida; todos saben algo más: nos están cuidando, fertilidad, manejo sustentable...

La Nube que viene del sur me indica que me reconcentre en la parte de mi cuerpo en la que hay una escuela agropecuaria, allí sabré lo que necesito.

Todo mi ser se agita, ...mi futuro quedará develado... ¿qué escucho? Murmullos confusos...Voces jóvenes, lo noto en el entusiasmo y la ansiedad... también hay preocupación en sus palabras, temen por mi salud...

Voces con la serenidad que da el estudio prolongado del tema dicen nítidamente: SUSTENTABILIDAD, (me lo había dicho ya el Sol), y explican a los atentos chicos
y chicas: "...si todos respetaran este principio, nunca me sobre-utilizarían, me cuidarían para que pueda ser fértil durante muchos años...siglos"

Se lo cuento al Viento, con tanta alegría que lloro y me río. No entiende nada. Se lo repito. He elegido al Viento, porque siempre ha sido el gran mensajero, no sólo de noticias, como hoy, sino de semillas, polen, nubes, agua...

Y el Viento, antes de partir con la buena nueva, me dice que hay muchas personas que se preocupan por mi salud... ¿Serán suficientes para neutralizar a quienes me maltratan?

Alegre por saberme arropado por los que me aman y me protegerán, vuelvo a reconcentrarme en lo profundo de mis entrañas para ejercer más fielmente que nunca la misión que tengo encomendada ancestralmente: ser el GRAN DADOR.

Por María Arribalzaga

Alumna de 3er año Polimodal de la Escuela Agropecuaria
de Tres Arroyos y ganadora del concurso literario


Volver a Inicio >>
Volver a Reportajes >>
Volver a Artículos >>
Contacto >>
Poemas por M. L. Falcone >>

Más artículos por M. L. Falcone >>
Enzo Cástino ecastino@fertilizar.org.ar

Website Builder