CreandoTuVida
                              una nueva forma de vivir                   
                                                                                                                                                                    
Emba
jada de Paz

Your Subtitle text

Alejandro Sañudo, juez

Silvia Patrono entrevista al
 Dr. Alejandro Sañudo
Juez de Cámara y Embajador de Paz


"Entrevistar al Dr. Alejandro Sañudo, juez de cámara, es conectarse con la transparencia y la inocencia de un niño que nunca se desvinculó de su sueño ni su pasión por la vida, aún cuando no sabía a d
ónde lo estaban llevando.  Fluyendo en la aventura de la vida, como juez, maestro, y por sobre todas las cosas, como ser de luz, el Dr. Alejandro Sañudo "despierta conciencias dormidas,"  tarea a la cual se aboca con entusiasmo y profundo respeto hacia el individuo." Silvia Patrono - Embajadora de Paz

Entrevista exclusiva para CreandoTuVida

____________________________________________________________________________________

"Ser Embajador de Paz es un compromiso que, a la vez, me otorga un gran poder.  Detrás mío tiene que haber un filtro de pureza y paz en mis acciones, y cuando ello es así, las acciones se tornan poderosas, porque están llenas de sentimientos genuinos y buenas intenciones y eso tiene una fuerza inconmensurable." 
Dr.  Alejandro Sañudo, juez

Dr. Alejandro Sañudo,Juez de Cámara de la Republica Argentina
  • "Programa estudiantil sobre prevención de la violencia" (2010 - en pleno desarrollo)
  • "Los jóvenes son escuchados y proponen soluciones para sus problemas" (2007)
  •  “Los Jóvenes proponen mejoras para el sistema judicial” (1999)
  • Autor del Pre-proyecto Educativo para escuelas primarias y secundarias “Hacia una justicia ideal” (1998)

Silvia Patrono-¿Cuál es la función específica de un juez de cámara
Dr. Alejandro Sañudo- En Argentina, todas las demandas (civiles, comerciales, laborales) y las denuncias por delitos (penales) se inician ante un juez de primera instancia, que luego del pertinente proceso dicta una resolución de primera instancia. Cualquiera de las partes  que se sienta perjudicada o disconforme puede interponer un recurso de apelación que será tratado por la Cámara de Apelaciones (civil, comercial, penal etc.), integrada por salas o Tribunales de 3 jueces de Cámara. Sobre las decisiones de los Jueces de Cámara, queda a
ún el recurso extraordinario ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación en la Capital Federal o en cualquiera de las demás provincias que tienen recurso ante la Corte Suprema Provincial y finalmente la Corte Suprema Nacional.

S.P.-¿Qué lo ha motivado a crear proyectos educativos para escuelas tanto primarias como secundarias?
Dr. Sañudo-
Fue cuando descubrí que los chicos de toda edad, están repletos de
ideas “sanas”, tienen la inocencia intacta, y cuando opinan y les das lugar, proyectan cosas que les salen del corazón, con la mejor intención.  Son verdaderamente solidarios, puros, nobles y si fueran escuchados, las futuras reglas de nuestra sociedad respetarán más la voluntad y necesidad de la gente (no la opinión publicada sino la opinión pública) según cada sector y cada región. Esto es lo que pretendo a medida de que avancen mis proyectos y se enlacen con los de otros. Parejamente se aprovecha esa energía que de otra forma, se puede desviar en conductas inapropiadas, incluso el ocio, frustraciones y hasta adicciones.


Aula Magna del Instituto Felix Bernasconi.

S.P.-
¿El comienzo fue con niños pequeños?
Dr. Sañudo- Así es.  Fue con motivo de una experiencia con chicos de 5 años de edad (preescolar del colegio al que van mis hijos en Pilar). Nos pidieron que cada padre, esto fue en junio de 1998, lleve al grupito de alumnos a su lugar de trabajo. A mí se me ocurrió hacer un simulacro de juicio oral penal, y que los chicos hagan de jurado (todo en la sala de audiencias real en el edificio de Tribunales).  Mis empleados hicieron de fiscal, defensor, acusado, testigos, y estaba hasta el policía (uno de los custodios). Cuando tuvieron que tomar la decisión entre las distintas alternativas posibles (probation), “devolver la manzana robada a la verdulera” (ése era el caso inventado),  o el dinero equivalente, o trabajar gratis para la verdulera, los niños eligieron la cárcel, pero sólo 15 días de prisión ya que los 6 meses que pidió el fiscal, les pareció demasiado (lo consideraron muy severo). Ante las respuestas de los chicos y de todos los mayores presentes (padres, madres, maestras y mías) me pareció increíble  que tan pequeños tuvieran conceptos tan claros.  Por eso con ese mismo grupo repetí la experiencia unos años después, con similar éxito (tendrían 9 años) y  con otro grupito de preescolar también, aunque en ese caso hice participar a los padres como defensores y fiscales y a 9 abuelos como Tribunal. Entonces el jurado daba su consejo al Tribunal y los abuelos tomaban la decisión final. 

S.P.-Ése  fue el principio de algo m
ás grande.
Dr. Sañudo-Exactamente.  A partir de aquel momento (1998) comencé a recibir a grupos estudiantiles de 12 años en adelante.  Les explicaba cómo era el funcionamiento de los juicios orales y empecé a recibir ideas y propuestas de todos los chicos que me “maravillaban”. Ahí me di cuenta del desperdicio de ideas y pensamientos que hacíamos los mayores y se me ocurrió hacer intercolegiales para que mezclados por edades y colegios, empezaran a proponer ideas concretas sobre los temas que más les preocupaban. Para esa época (1998/99) había cientos de jueces sospechados de corrupción (jueces, camaristas y ministros de la corte), por lo que se me ocurrió que hicieran propuestas sobre lo que denominé “La Justicia Ideal”, o las características de un juez ideal. Participaron unos mil alumnos de unas 12 escuelas privadas, y eligieron lógicamente a la Honestidad sobre todas las cosas, al control de los jueces, y a una mayor severidad de las penas que debían aplicar.  Desde esa época hasta el día de hoy, destituyeron a más de cien jueces (la mayoría renunció antes de la destitución, y unos cuantos fueron detenidos ´por la comisión de delitos –enriquecimiento ilícito, etc.)


Dr. Alejandro Sañudo en la Sala de Audiencias de la Corte Suprema de Justicia
de la Nación durante la Asamblea Juvenil de Paz y Justicia del 2008.

S.P.- ¿Existe la “Justicia Ideal”?
Dr. Sañudo-
La Justicia como valor no creo, porque al estar en manos de hombres, con el grado de imperfección que todos tenemos, no podría llegar a ser ideal. Pero si partimos de la base de la posibilidad de equívocos y defectos ínsitos en nuestra naturaleza, lo ideal sería que quienes estemos a cargo de impartir justicia, seamos honestos con todos pero más que nada con nosotros mismos, que nuestra conciencia siempre esté limpia, y que hagamos lo más, pero lo más que podamos para llegar a la verdad, y así sí, dictar el fallo más justo posible. Es la posibilidad de acercarse a la verdad lo que, también, nos acerca a lo ideal. Otro requisito que contribuye a cierto ideal del funcionamiento de los jueces (nunca renuncié a lo ideal, dentro de las máximas posibilidades de un ser  humano) es su absoluta independencia.  Cuando un juez dicta un fallo, debe ser ajeno a toda presión externa o interna (problemas personales o preocupaciones personales). Totalmente independiente de quienes sean las partes y de cómo pueda recibirse el fallo en la sociedad. Eso sí, el Juez tiene que acercarse a la realidad que vive la sociedad, porque sino por más erudito que sea, puede dictar fallos injustos aunque se basen en una ley (que por su incongruencia o desconexión con la realidad actual de la sociedad, puede resultar injusta o contraria a los derechos que intenta proteger nuestra constitución).

S.P.-Ha trabajado con jóvenes y escuchado sus propuestas sobre las mejoras del sistema judicial.  ¿Existe algún tipo de tendencia en cuanto a las propuestas que los jóvenes ofrecen?
Dr. Sañudo- Mirá, de 1998 al 2000, la tendencia marcada era priorizar la honestidad de los jueces. Todos decían “no a la corrupción judicial”, (el 85% de las 1000 opiniones que recibí). Después, comenzaron a intentar que se haga o haya justicia en su ámbito escolar, a la vez que reclamaban constantemente por la inseguridad que se vive, pero en los últimos 3 ó 4 años, se entusiasmaron con participar en proyectos solidarios y les comenzó a preocupar mucho la protección del medio ambiente (modificar  o dictar leyes al respecto).

S.P.-¿Cuáles son los problemas que la juventud de hoy en día expone? ¿Brindan soluciones, los nota comprometidos con la sociedad?
Dr. Sañudo- Hoy en día, y a partir de la experiencia que vivimos con Inés Palomeque en la Asamblea Parlamentaria de Jóvenes, “Los Jóvenes, la Justicia y la Paz” en el 2008, a la que concurrieron jóvenes de los 4 puntos cardinales de nuestro País (de 11 provincias +  Capital Federal), el tema central fue la violencia doméstica, escolar y  general. Las adicciones es un tema que lo tienen presente constantemente, y como ya te dije, la violencia en todas sus manifestaciones (cuando doy charlas últimamente -2010- en escuelas públicas y privadas, al contrario del período  1998/2000, la figura del Juez la valoran más que nunca y les impacta mucho lo que uno opine).  No te digo que todos los estudiantes, pero en toda escuela en que se inicia un programa para realizar proyectos que signifiquen planes de acción para prevenir la violencia o proteger el medio ambiente o fomentar la solidaridad, los noto comprometidos y con mucho entusiasmo.

S.P.-¿Cuál es el mayor esfuerzo que presenta trabajar con niños de escuela primaria y secundaria, cuando la propuesta que usted les lleva es la de reflexionar sobre un tema dado? Vivimos en un mundo donde la gratificación instantánea parece haber ocupado el lugar de los tiempos de elaboración. ¿Están los adolescentes acostumbrados a reflexionar?
Dr. Sañudo-
Primero, necesitan confianza.  No suelen confiar en cualquiera. Luego, a través de la confianza, sobreviene un destacado respeto y muchas expectativas. Una vez que hay confianza y respeto, los ni
ños y jóvenes se sueltan a reflexionar  y sincerarse con quienes les hablan y con ellos mismos. Da gusto apreciar cuando a través de su inocencia, dicen lo que sienten, y  luego, si el campo es propicio (que por medio de los docentes siempre lo está –son fundamentales junto a  las actitudes de los alumnos-) están dispuestos a colaborar y a comprometerse. El compromiso con estos alumnos lo hace Inés Palomeque desde años, es el factor fundamental para que lo que hagan sea fructífero. Eso sí, exigen compromiso de tu parte y que les cumplas con lo que anuncias.


Dr. Alejandro Sañudo

S.P.-¿Qué tipo de justicia visualizan los jóvenes de hoy en día para alcanzar la paz?.
Dr. Sañudo-
La que haga valer el respeto para todos, que la confianza sea lo natural, que llegue a tiempo, que sean escuchados.

S.P.-¿Qué deseaba ser cuando era chico? ¿Abogado, juez, bombero?
Dr. Sañudo-
En ese entonces vivía en Los Polvorines. Yo era Boy Scout en la única parroquia del lugar, en donde recibíamos la visita de estudiantes Jesuitas, quienes nos dieron muy buenos consejos sobre la amistad, el compañerismo y la honestidad.  Ellos nos estimulaban para proseguir nuestros estudios y nos dieron muy buenos consejos que hasta hoy sigo recordando. Por esa experiencia y por cierta influencia de mi Madre, empecé a decir que quería ser sacerdote.  Luego de forma que no puedo precisar, se agregó que quería ser cadete naval -creo impresionado por el uniforme, pues siempre preguntaba si podía ser las dos cosas a la vez. Pero mientras tanto yo era un estudiante término medio con dificultades de comprensión (que luego desaparecieron promediando la escuela secundaria). La idea de ser sacerdote comenzó  a diluirse.

S.P.-¿ Y que pas
ó con la idea de ser cadete naval?
Dr. Sañudo-
A los 12 años mi madre me trajo el reglamento. En cuanto lo leí me convencí de que no era lo que quería hacer de mi vida. 
Entonces me hicieron hacer un curso de orientación vocacional, y surgió que para mí  las carreras "humanísticas" eran las recomendables, especialmente medicina o abogacía.  Así comenzó el camino hacia la abogacía  -no me interesaba la medicina.  Cuando terminé la secundaria, me consiguieron  un trabajo en la Justicia Penal como meritorio (trabajas gratis hasta que sale  la primera vacante del último cargo). Para esa época soñaba con ser el Secretario que es el que en las películas, le alcanza los papeles y documentación al Juez  en un juicio oral - que aún no existía en esta jurisdicción.  Fue en ese entonces  había leído la novela "El Solitario" de Guy Des Car, que trataba de un sordomudo que no podía ni quería comunicarse con nadie, y estaba acusado de un homicidio con mucha prueba en su contra. Como no tenía dinero, le encargaron "Pro bonus o gratuitamente" que le hagan la defensa en el juicio oral en el que sería juzgado, y allí comienza el acercamiento del abogado con el sordomudo y cómo encuentra el abogado la forma de entenderse con su cliente. De ahí continúa la averiguación de la verdad de ese crimen hasta el final del juicio. Esa novela y mi paso por los distintos vericuetos del palacio de Justicia en donde sigo trabajando desde hace 40 años, me generaron una pasión por las investigaciones y el descubrir la verdad que me dura hasta hoy.

S.P.-¿Qué sucedió con ese puesto?
Dr. Sañudo-
Los sueños y la pasión se iniciaron en cuanto empecé a trabajar en Tribunales. Pasado un año de ser empleado meritorio, me nombraron en el primer cargo como interino, y en cuanto trabajé el primer día ya soñaba con ser titular.  Luego cuando me nombraron titular de ese primer cargo (pinche o atención al público) inmediatamente soñaba con acceder al siguiente puesto, y así, cada vez que me ascendían, ese mismo día soñaba con el siguiente cargo. Era tanta mi pasión que trabajaba 10 a 12 horas por día en vez de las 6, razón por la cual un día mi papá me hizo reaccionar diciéndome que si quería ser Juez tenía primero que recibirme de abogado.  Bueno, ahí le di con todo
(mi memoria se había desarrollado notablemente) y di las últimas 14 materias en un año (casi todas libres). Ya abogado fui nombrado titular de una Secretaria de un Juzgado de Instrucción.  Al poco tiempo soñaba con ser fiscal, pero en realidad primero me nombraron Secretario de la Cámara Penal, luego Defensor Oficial -penal-, más tarde hice un interinato de fiscal de unos meses, después fui Juez interino por un par de años hasta que en 1993 fui designado titular en mi actual cargo de Camarista.

S.P.-También fue docente.
Dr. Sañudo-
Sí. Cuando ejercí la docencia en la escuela secundaria (1977-1981) nació mi otra pasión, la de enseñar y guiar a los jóvenes (en esa época tenía 24 años), pero hoy en día viendo que los chicos y chicas me siguen brindando su confianza y son cariñosos  y compinches conmigo (tengo 58 años, estoy canoso y medio pelado) me convencí que todavía puedo seguir transmitiendo lo que transmito.

S.P.- ¿Y qué transmite?
Dr. Sañudo-
Puede ser esperanza, ánimo, entusiasmo. Una vez me dijeron que mi misión es "despertar conciencias dormidas" y me pareció la mejor definición de lo que hago.


Bandera de  la Paz

S.P.-¿Qué significa para usted ser Embajador de Paz?
Dr. Sañudo-
Un compromiso que, a la vez, me otorga un gran poder. Detrás mío tiene que haber un filtro de pureza y paz en mis acciones, y cuando ello es así, las acciones se tornan poderosas, porque están llenas de sentimientos genuinos y buenas intenciones y eso tiene una fuerza inconmensurable.




Dr. Alejandro Sañudo junto a otros embajadores de paz, reciben la Bandera de la Paz
en el Senado de la Naci
ón Argentina, 17 de  septiembre 2009

S.P.-¿Cuál es su próximo proyecto?
Dr. Sañudo-
Que los
jóvenes, a medida que vayan concretando planes  de acción en sus escuelas, barrios, etc. con compromiso de su parte en determinadas actividades,  se acostumbren a comprometerse, en vez de contagiarse de la cultura del pozo o la queja, y en el futuro se conviertan en ciudadanos y no simples habitantes de nuestro País. Lograr que las acciones de los jóvenes (poniendo en funcionamiento planes de acción sobre prevención de la violencia, o adicciones o solidaridad, sustentables en el tiempo) provoque una onda expansiva que contangie a más y más jóvenes, y éstos a sus familias y así hasta llegar a un cambio de actitud general en nuestra sociedad.

S.P.-Muchísimas gracias,
Dr. Sañudo, por compartir su pasión y sus sueños no sólo con la juventud, inspirándolos a tener una vida conectada a su maravilloso potencial humano sino  también con CreandoTuVida.

____________________________________________________________________

El Dr. Alejandro Sañudo visita escuelas en la provincia de San Luis

"En octubre del 2009, visité la localidad de Quines, Provincia de San Luis. Fui a recorrer las 8 escuelitas rurales que apadrinamos desde el colegio de mis hijos, Sol y  Alejandro. La escuela envía comestibles para cubrir desayuno y almuerzo, ropa para todos -incluso familiares- y material didáctico.  Tuve la oportunidad de recorrer con mis hijos uno por uno los colegios para ver cómo estaban de provisiones. Una de esas escuelas se encuentra a unos 1.800 mts. de altura.  Decidí subir la montaña junto a Alejandro (cuatro horas y media de ida y tres horas para bajar),  mientras Sol daba ayuda escolar a chicos de otra escuela. El día anterior, habíamos ido a almorzar a otro colegio y ahí la costumbre es que después de comer, todos los alumnos y alumnas, maestros y directores, juegan un partidito de fútbol en una canchita llena de polvo (casi nunca llueve en esa área). Se dividen dos grupos al azar y ¡a jugar por una hora!  Después del partido yo tenía que ir a una reunión convocada para encontrarnos todos los directores y las supervisoras del Ministerio de Educación, por lo que me había puesto una remera blanca que estaba impecable (ver foto) pero durante el partido, con tal de tapar un tiro al arco me puse adelante y se puede apreciar la marca del polvillo del pelotazo.  No pude evitar la tentación de parar la pelota (ríe). ¡Y así me fui a la reunión en el Ministerio de Educación, carpeta en mano!"
Dr. Sañudo

____________________________________________________________________

 Silvia Patrono-¿Cuál es la función específica de un juez de cámara? ¿Existe este mismo cargo en otros países con el mismo título?
Dr. Alejandro Sañudo- En Argentina, todas las demandas (civiles, comerciales, laborales) y las denuncias por delitos (penales) se inician ante un juez de primera instancia, que luego del pertinente proceso dicta una resolución de primera instancia. Cualquiera de las partes que se sienta perjudicada o disconforme puede interponer un recurso de apelación que será tratado por la Cámara de apelaciones (civil, comercial, penal etc.), integrada por salas o Tribunales de 3 jueces de Cámara. Sobre las decisiones de los Jueces de Cámara, queda un recurso extraordinario ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación en la Capital Federal, y en el caso de las demás provincias, tienen recurso ante la Corte Suprema Provincial y finalmente la Corte Suprema Nacional.  En el fuero Penal, los jueces de primera instancia son los de la “Instrucción preliminar”, etapa en la aquel se investigan todos los delitos denunciados, con intervención de la policía, y de los fiscales. Cuando los fiscales consideran que tienen prueba suficiente para llevar el caso a juicio oral, formula un pedido (similar a una acusación) y el caso se eleva a uno de los 40 tribunales orales en lo criminal que hay en la Ciudad de Buenos Aires (uno de ellos lo integro yo con dos colegas más –el n° 8-).  Los  tribunales Orales les dan 10 días hábiles a la fiscalía y defensa para que presenten prueba, y luego se fija fecha de debate o juicio.  En el juicio se escucha la acusación, al imputado, a las víctimas, testigos, policías, peritos, se recibe toda la documentación que las partes  ofrecieron como prueba y finalmente alegan Fiscal y Defensor, para luego retirarse el Tribunal a deliberar, momento a partir del cual no podemos tener contacto con nadie y no podemos salir de la sala de deliberaciones hasta  que no tengamos decidido el veredicto (absolución o condena, y en este último caso si la pena será a cumplir o no, y por cuánto tiempo).  En nuestra ley (Argentina), se nos exige que el veredicto se lea antes de la medianoche en que concluyó el juicio, Por eso, tenemos que volver a aparecer en la sala de audiencias y leer el veredicto ante el público y las partes, sino el juicio es nulo ( a más tardar a las 23,59 horas de ese mismo día) La sentencia con nuestros argumentos se tiene que leer públicamente en la Sala de audiencias, dentro de los 5 días hábiles subsiguientes, sino es nulo el juicio. Si nos anularan varios juicios nos pueden iniciar juicio político para destituirnos por mal desempeño. En otros países, también existen varias instancias. En EEUU, hay jueces de primera instancia, luego están la cortes de apelaciones y la Corte Suprema.

Volver a Inicio >>
Volver a Creando Paz >>
Reflexiones inspiracionales >>

Volver a Reportajes >>









Website Builder