CreandoTuVida
                              una nueva forma de vivir                   
                                                                                                                                                                    
Emba
jada de Paz

Your Subtitle text

Instituto INCRE

Silvia Patrono, Embajadora de Paz,
 entrevista a
Alicia Montes de Oca y Miguel Ángel Domínguez  fundadores del 
                    INSTITUTO CRECER (IN.CRE.)
Una experiencia educativa diferente en Uruguay

_____________________________________________

Cuando leí por primera vez sobre el Instituto  IN.CRE tuve que volver a releer cada palabra y entender que no era una fantasía.  IN.CRE me emocionó  desde un principio.  Digo me emocionó ya que es difícil que no te toque el corazón su visión y respeto por el niño.  Mi primer impulso fue, “¡Mis hijos tienen que estudiar en este lugar!” Por supuesto que eso no fue más que un impulso, un deseo de mamá que había encontrado una escuela con la filosofía perfecta de lo que es un individuo y su proceso de aprendizaje.  Pero como no vivo en Uruguay,  me he quedado con las ganas de ver a mis hijos egresar de  IN.CRE. A pesar de ello no se borró  mi entusiasmo y decidí, entonces, contactarme con Alicia y Miguel, sus fundadores, y hacerles una nota para que más personas se enteren de esta maravillosa y revolucionaria propuesta educativa.  Silvia Patrono

Instituto Crecer (IN.CRE.)
“Sociedad Civil Sin Fines de Lucro”
Fundada en 1994, Montevideo – Uruguay


"La aparición y manifestación de IN.CRE, Instituto Crecer, se inspiró en la necesidadde contribuir, desde la educación, a la co-creación de una Nueva Humanidad. Desde ese entonces venimos construyendo una propuesta educativa, basada en una espiritualidad laica, que favorezca una mayor comprensión de quienes somos, cuál es nuestro verdadero potencial y qué sentido le damos a nuestras vidas.  Vivimos en un mundo bastante estructurado, rígido y 'monocolor'. Cuando nace un niño, los padres aspiran a la fantasía de que todo salga “normal” (ajustado a la norma). Sin embargo, los nuevos niños, rápidamente nos sacan de esa fantasía y nos traen a una nueva realidad: son bien diferentes y no encajan en esos parámetros de normalidad que deseábamos. Es así que nos preguntamos ¿qué pasó? ¿cuál fue el error? ¿de quién es la culpa?...'tenemos que buscar a alguien que nos explique qué está pasando y que nos ayude a resolver el problema'. Se inicia así un peregrinaje por neuro pedíatras, psiquíatras, psicólogos, etc., en la búsqueda de un diagnóstico ...hasta que finalmente, aceptamos al hijo tal como es, sin tratar de 'formatearlo'... al declararle todo nuestro amor así como él es, demostrándole que no necesitamos que haga tal o cual cosa para que nos pongamos más contentos. En la fantasía del niño, él termina por creer que si fuera de otra manera, sería más querido. Cuando llegamos a este punto, que no es resignación, mágicamente el niño empieza a florecer y a maravillarnos." Alicia Montes de Oca
__________________________________________

Silvia Patrono- ¿Cómo nace INCRE?
Miguel Ángel Dominguez:
  Nosotros trabajábamos en un colegio católico de
Montevideo como maestros. En 1994, junto a tres docentes más, una serie de sincronicidades nos impulsa a embarcarnos en una singular aventura: fundar un colegio con una propuesta educativa diferente. Al principio nos pareció una locura, una quijotada; pero enseguida nos dimos cuenta que el proyecto no era exclusivamente nuestro. Sentimos como si unas “manos mágicas” se apoyaran en nuestra espalda y nos impulsaran hacia adelante. Poco a poco, nos fuimos dando cuenta que nuestro aporte era poner “las manos y el corazón”; todo lo demás se iba dando mágicamente. Así fue que, con la complicidad del Universo y el apoyo de familiares y amigos, el 7 de agosto de 1994 se realiza el acto de fundación del Instituto Crecer (INCRE). A partir de ahí, fuimos resolviendo los detalles organizativos y operativos para comenzar los cursos, que dieron inicio el 13 de marzo de 1995 con 12 niños.

S.P.- ¿Es fácil venderle a los padres y la sociedad, la propuesta de ofrecer una educación  integral donde el individuo, sus sueños y su capacidad creativa más allá de lo intelectual, se toman en cuenta?
M.A.D.-
En la sociedad en que vivimos, siempre se le ha otorgado a la educación una labor eminentemente académica, donde los contenidos curriculares ocupan casi toda la tarea. El argumento principal, es que “hay que prepararse” para poder escalar en la
pirámide social, en una competencia desenfrenada, en la que cada uno busca posicionarse lo mejor que pueda. En este contexto, al principio no resultaba muy atractiva nuestra propuesta. ¿”Ser” en lugar de “saber”? ¿”Vivir” en vez de “tener”?¿”Compartir” en lugar de “competir”? ... Los primeros en aceptar el colegio fueron los niños. En varios casos, fueron ellos los que promovieron su inserción en INCRE. Recién después, los padres fueron descubriendo, a partir de los cambios de sus hijos, una nueva manera de encarar la educación. Hoy la realidad es bastante diferente. Vivimos un momento planetario singular y la educación tradicional está “haciendo agua” por todos lados. Los niños, una vez más, van a la vanguardia anunciando nuevos tiempos y exigiendo nuevos paradigmas. Tal vez su forma, no esté resultando muy agradable a padres y educadores, pero sí están movilizando todas las estructuras. En síntesis y tratando de redondear la respuesta a tu pregunta, hoy se aprecia una mayor apertura hacia una educación más abierta, humana e integral; en algunos casos por convicción y en otros, por desesperación.

S.P.- Las paredes del jardín de INCRE se ven decoradas de mandalas, ¿qué saben los alumnos sobre ellos?
Alicia Montes De Oca.-Cuando se pretende desarrollar una propuesta holística, cambian sustancialmente los recursos a utilizar, surgiendo una serie de herramientas muy poderosas que trabajan desde la integralidad del Ser. En este contexto, aparecen los mandalas, la geometría sagrada, los cantos devocionales, las danzas circulares, la relajación, la meditación, yoga, aikido, kung fu, etc. etc. Para nosotros, estas prácticas son cotidianas, necesarias y muy efectivas. Todos los niños las conocen y las aplican periódicamente. Los mandalas que lucen en el jardín, son el producto de un proyecto en el que participaron también los padres. Cada clase diseñó y pintó un mandala, y luego los padres unieron armónicamente todos las obras con colores, dándole al proyecto una unidad. En el aula, los mandalas son un excelente recurso para recomponer el equilibrio y centrarse. Con frecuencia, los niños solicitan pintar mandalas para serenarse y restablecer la paz.

S.P.- ¿Cómo integran en las lecciones los conceptos de energía? (si así sucede)
M.A.D.-Somos energía dentro de un campo infinito de energía. Permanentemente estamos intercambiando energía con todo lo que nos rodea. Es muy importante que tomemos conciencia de lo que nos pasa, energéticamente hablando. En todo este tema, no es fácil que la mente pueda entender conceptos y especialmente en los niños. Sin embargo, sí podemos vivenciar el fluir de la energía, evaluar qué nos pasa, qué le pasa a los demás. No es nuestra parte racional, la que mejor puede entender esta temática; hay que involucrar otros aspectos y capacidades humanas, vivenciar, sentir, percibir.



S.P.- ¿Quiénes son los maestros de INCRE?  
A. M. De O.- Desde nuestra fundación, los niños han sido siempre nuestros principales maestros. Nos motivan, nos impulsan, nos sacuden, nos acunan, nos ayudan a crecer. En cuanto  al rol de maestro o profesor, es importante señalar que, ser docente en esta propuesta, no es fácil. Primero hay que tener en cuenta que no podemos enseñar a otros, lo que no aplicamos en nosotros mismos. Los niños de hoy, ya no aprenden con sermones, sino con el ejemplo. Es imprescindible que el docente esté involucrado en un proceso de búsqueda interior y haya experimentado en sí mismo, todas las técnicas y herramientas que pretende utilizar. Al trabajar con los niños en el desarrollo del Ser, estos se movilizan, movilizan a sus padres y a sus docentes, por lo cual, el maestro debe estar preparado para una tarea de “contención” consigo mismo, con los niños y sus familias. En estos quince años de INCRE, no nos ha sido fácil mantener un equipo docente estable y formado. Diferentes razones (personales, laborales, económicas, “existenciales”) han conspirado para que siempre estemos “empezando de nuevo”, en la capacitación docente, pero con renovadas esperanzas.  

S.P. - ¿Han encontrado resistencias en los padres o en el sistema educativo?
A. M. De O.- Todo cambio siempre ofrece resistencias y principalmente al principio. No sólo están en los padres o en el sistema educativo, están en nosotros mismos. Cuanto más convencidos estamos nosotros, cuanto más integrado tenemos lo que queremos impulsar, las resistencias “exteriores” empiezan a ceder. Con respecto al sistema educativo, es importante señalar que el sistema de Uruguay permite la existencia de colegios en carácter de “autorizados” que disponen de libertad para sus programas de estudio. Esta condición nos ha permitido estar insertos en el sistema educativo nacional y a la vez poder implementar nuestro propio programa.


Alicia MOntes de Oca y Miguel Ángel Dominguez, fundadores de IN.CRE

S.P.- La propuesta educativa de INCRE dice, ”… Una Educación que promueva la inteligencia en su máxima expresión, que tenga en cuenta: la inteligencia racional, la inteligencia emocional y la inteligencia espiritual.”  ¿Pueden explayarse un poquito en cómo maneja la escuela estas tres inteligencias?
A. M. De O.- El ser humano constituye un sistema maravilloso y complejo de capacidades y potencialidades. Si desde la educación, sólo desarrollamos algunas, en detrimento de las otras, estamos generando individuos desequilibrados. Es como si a un árbol sólo le dejáramos crecer un par de ramas y les cortáramos las otras. La verdadera educación, ve al individuo en su integralidad, de manera holística, y trabaja todas las capacidades. Es por eso que es necesario cultivar y desarrollar todas las inteligencias. Nosotros simplificamos en tres fundamentales, aunque ya esto ha quedado superado. Actualmente se habla de trece inteligencias, trece maneras diferentes por donde aprendemos. Cuando señalamos la importancia de desarrollar la inteligencia racional, no estamos aportando nada nuevo, ya que es el aspecto que más ha cultivado la educación tradicional. Tal vez lo nuevo es la inclusión de un trabajo sistemático en el desarrollo de la inteligencia emocional, un aspecto bloqueado durante tanto tiempo, pero que ahora está adquiriendo una importancia cada vez mayor. En muchos órdenes de la vida moderna, ya se está considerando seriamente la importancia de la salud emocional, ya sea a nivel empresarial, profesional, etc. Todavía no ha llegado a las escuelas, aunque los niños están haciendo su parte para que nos demos cuenta. La inteligencia espiritual, es más profunda y abarca a todas las demás. En general su desarrollo es exclusivamente “autodidacta”, y depende del “darse cuenta” de cada uno. La tarea de la educación debería consistir en entrenar al individuo a “buscar en su interior”, el resto es de cada uno.

S.P. -  ¿Qué buscan los padres que se acercan a ustedes y son conscientes de la propuesta poco común que presentan?
M.A.D.-Muchos padres ya están en ese camino “poco común”; se sienten algo incómodos con las normas y reglas que la sociedad va imponiendo; aspiran a algo diferente y es así como, en la búsqueda de un enfoque distinto para la educación de sus hijos, llegan hasta INCRE. Buscan un mundo diferente, una Nueva Humanidad, con valores y paradigmas que apunten a un Ser Humano más abierto, más solidario, más sabio, más libre...  

S.P.- ¿Consideran que pronto habrá más escuelas con la filosofía/modelo educativo de INCRE?
M.A.D.-Si bien no tenemos la posibilidad de predecir lo que va a ocurrir, somos totalmente conscientes que el planeta todo, está en proceso de cambio, de orden, de sanación. Los seres humanos somos parte de todo este cambio y nos parece que estamos viviendo el “fin de un sistema” y el “inicio de otro”. Toda esta convulsión y movimiento de estos tiempos, son propios de momentos históricos en los que se procesan grandes transformaciones. En este contexto, es muy posible que la educación tenga cambios muy importantes, con nuevos paradigmas y fundamentalmente con un nuevo concepto de Ser Humano. Es muy probable que aparezcan nuevas escuelas, con nuevas propuestas, acordes a los nuevos tiempos.



S.P - ¿Cuál es el punto más popular de la escuela, esa actividad o filosofía que ha recibido la mayor aceptación?
A. M. De O.- Dentro de toda la propuesta educativa, hay una actividad que bautizamos “LUDOSOFÍA”. Es un camino, una forma de conectarnos con el juego mayor: el “Juego de la Vida”. Nos anima a “hacernos cargo” de nuestra experiencia de vida, a sentirnos protagonistas y constructores de la misma, en la búsqueda de la Sabiduría y la autorrealización. En Ludosofía, se entremezclan diferentes herramientas: técnicas de respiración, armonización y relajación; la meditación; las danzas circulares; el juego cooperativo; el canto grupal; la música; la expresión corporal; la expresión plástica; técnicas de Brain Gym; la narración; ... entre otras.    El uso de diferentes herramientas combinadas en un mismo objetivo, potencia sus efectos y mejora los resultados.
Ludosofía, surgió en 2005, como recurso didáctico para el trabajo con niños. Ellos, de acuerdo a sus características, necesitan propuestas dinámicas, variadas, lúdicas, y así fue que se empezó a experimentar. Los propios niños fueron aportando elementos para entender mejor el alcance de Ludosofía, argumentando que “al Juego de la Vida, jugamos todos: el planeta, es el tablero; nosotros, somos las fichas”.  En 2006, se inicia el trabajo de Ludosofía para padres y docentes. En 2009, se organiza un proyecto a nivel institucional, basado en un programa de Ludosofía (“La Vida es una Obra de Arte”), articulado a nivel de niños, padres y docentes. Ahora en 2010, estamos profundizando la propuesta de Ludosofía a todos los niveles (niños, padres y docentes). El tema que nos mueve este año es “En tu Universo no hay límites, salvo los que tú mismo, tú misma te establezcas”.



S.P. - ¿Pueden compartir con los miembros de CreandoTuVida alguna anécdota exitosa en el camino de la educación.
M.A.D.-Vivimos en un mundo bastante estructurado, rígido y “monocolor”. Cuando nace un niño, los padres aspiran a la fantasía de que todo salga “normal” (ajustado a la norma). Sin embargo, los nuevos niños, rápidamente nos sacan de esa fantasía y nos traen a una nueva realidad: son bien diferentes y no encajan en esos parámetros de normalidad que deseábamos. Es así que nos preguntamos, ¿Qué pasó? ¿Cuál fue el error? ¿De quién es la culpa?. Luego pasamos a la fase dos: “tenemos que buscar a alguien que nos explique qué está pasando y que nos ayude a resolver el problema”. Se inicia así un peregrinaje por neuropediatras, psiquiatras, psicólogos, etc., en la búsqueda de un diagnóstico. Así se van sucediendo estudios, tratamientos, medicaciones, instituciones, colegios...Hasta que finalmente, pasamos a la fase tres: Aceptar al hijo tal como es, sin tratar de “formatearlo”. Declararle todo nuestro amor así como él es, demostrándole que no necesitamos que haga tal o cual cosa para que nos pongamos más contentos. En la fantasía del niño, él termina por creer que si fuera de otra manera, sería más querido. Cuando llegamos a este punto, que no es resignación, mágicamente el niño empieza a florecer y a maravillarnos. En INCRE estamos llenos de anécdotas que nos ejemplifican todas estas fases explicitadas. Hemos tenido familias que se quedan atascadas en la primera fase. Muchas veces se sienten culpables de lo sucedido y como compensación, ofrecen a sus hijos una sobreprotección exagerada, que en vez de ayudarlo a crecer, lo oprime y lo bloquea. Hemos tenido familias que pasan por INCRE, buscando la solución al “problema”, pero cuando les decimos que el problema está en ellos y no en el niño, siguen su camino de búsqueda por otro lado.
Felizmente, hay varias familias que han aceptado el desafío de buscar la solución “dentro” de papá y mamá, elaborando un nuevo foco, una nueva perspectiva, para ver la situación con otros “ojos”. En estos casos, que son bastantes, los niños nos han maravillado, nos han sorprendido, con cambios que superaban ampliamente las
expectativas iniciales. Desde niños que venían con experiencias muy complicadas en otras escuelas, hasta casos verdaderamente complejos, donde fue necesario contar con acompañante terapéutico, hemos podido vivir una verdadera transformación en niños que podían lograr controlar sus impulsos autónomamente, que se interrelacionaban armoniosamente con sus compañeros de grupo, que podían aprender, que podían disfrutar de su experiencia escolar. Después de la experiencia acumulada en estos años, no dudamos que la mejor manera de ayudar a los niños a “crecer”, es dejar de considerarlos “el problema”. Ellos sólo nos muestran lo que nosotros, como padres o como docentes, mantenemos oculto. Si aprendemos a ver “más allá” de los síntomas, seguramente podamos darnos cuenta que lejos de ser un problema, los niños son nuestra mejor “oportunidad”.

S.P. - ¿Hacia dónde van los sueños de INCRE?
M.A.D.- INCRE siempre fue “una obra en construcción”. Para nosotros todo es transitorio; muta permanentemente. En nuestra corta historia, siempre vivimos primero la experiencia, para luego recibir la confirmación y la fundamentación teórica de lo que estábamos haciendo. En este momento todas nuestras energías están puestas en un paso fundamental que queremos dar: Dejar atrás el formato “colegio”, y transformarnos en una “Comunidad Educativa”. Como nos ha pasado repetidas veces, no tenemos la información teórica de cómo debería ser una Comunidad Educativa y tampoco conocemos ejemplos funcionando, como para tomar ideas. Sabemos que en una Comunidad Educativa es indispensable que niños, padres y docentes, nos sintamos comprometidos en la gestión y proyección de la institución, que tengamos instancias de discusión y decisión, que vivamos en la práctica, los nuevos paradigmas. Cada día, tratamos de avanzar un poquito más en esa dirección. Es actualmente, nuestra “utopía”, que vivimos al son de los versos de Antonio Machado: “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”.



S.P. – ¿Cómo sostienen económicamente vuestro proyecto? ¿Tienen algún apoyo económico externo?
A. M. De O.- Desde el inicio hemos tenido que apostar al autofinanciamiento del proyecto. En general, el esfuerzo económico ha sido compartido. Por un lado el de las familias, que pagan una cuota mensual que nos permite atender el presupuesto, y por otro, el de los docentes y demás funcionarios, que han aceptado el desafío de sumarse a este emprendimiento aún, con remuneraciones bastante bajas. Todo este esfuerzo, no ha impedido que varias familias hayan sido atendidas en sus dificultades económicas, con la beca parcial o total de la cuota de sus hijos. Actualmente, por un lado, nos vemos en la necesidad de mejorar las remuneraciones de los docentes y así mismo, atender a muchas familias que quisieran enviar a sus hijos a INCRE, pero que por razones económicas de ellos y del colegio, que no los puede absorber, quedan impedidos de participar de esta experiencia. En esta etapa de INCRE, estamos buscando otras formas de financiamiento que nos permitan lograr los dos objetivos señalados anteriormente, como así también, lograr la adquisición de un local propio, con una infraestructura más adecuada. En principio estamos abiertos a recibir el apoyo económico que sea y además estamos implementando algunos proyectos específicos, como por ejemplo, el de “padrinazgo” que permita que familias de Uruguay y del exterior, puedan “apadrinar” económicamente a los niños que presenten dificultades económicas y así facilitarles su participación en este proyecto educativo.


Alicia Montes de Oca y Miguel Ángel Dominguez, fundadores del Instituto IN.CRE

S.P. – ¿Si alguien desea saber más sobre su maravillosa escuela o desean colaborar de alguna manera en vuestro proyecto, cómo pueden comunicarse con ustedes?
A. M. De O.-Pueden contactarse a través de nuestra página web (www.incre.edu.uy); vía mail (mial@adinet.com.uy); o por carta a Colegio INCRE (Avenida Millán 3359 – Montevideo – Uruguay).

Volver a Inicio >>
Volver a Reportajes >>
Volver a Artículos >>


Website Builder