CreandoTuVida
                              una nueva forma de vivir                   
                                                                                                                                                                    
Emba
jada de Paz

Your Subtitle text

Depresión


HISTORIAS REALES INSPIRADORAS

Queridos miembros,
si tienen una *historia real e inspiradora y desean compartir esa experiencia única y movilizadora , CreandoTuVida  les ofrece este espacio para publicarla y así otras personas pueden inspirarse al leer vuestro relato.  Siéntanse  libres de cambiar nombres y lugares si desean  mantener el anonimato.  Lo que cuenta es la vivencia.
   Silvia Patrono

(*No todas las historias serán publicadas.) 

El contenido de este sitio no pretende reemplazar o sustituir los cuidados o sugerencias médicas.  Si estás en tratamiento sobre algún desorden físico o emocional, en psicoterapia, tienes convulsiones o sufres de cualquier otra enfermedad, sugerimos que consultes a tu médico o terapeuta y obtengas consejos de dichos especialistas antes de utilizar cualquier información que se presente en CreandoTu Vida.com.  CreandoTu Vida.com  no se hace responsable en absoluto del uso inapropiado de la información que su sitio provee.
____________________________________________

"Cómo vencí mi depresión"

"... pasé cincuenta y cinco años de mi vida luchando contra mis estados de ánimo que pasaban de euforia a depresión constantemente, a veces de un día a otro y en ocasiones hasta de un momento a otro."  Marisa J.

Historia real escrita en exclusiva para www.creandotuvida.com


Hasta hace aproximadamente cinco años atrás pasé cincuenta y cinco años de mi vida luchando contra mis estados de ánimo que pasaban de euforia a depresión constantemente, a veces de un día a otro y en ocasiones hasta de un momento a otro.  Viéndolo hoy en día los posibles motivos de mis estados de ánimo estaban motivados por tres razones en general: circunstancias de la vida, causas físicas y causas psicológicas.  Las circunstancias de la vida fueron una serie de eventos sobre los que yo no tuve control, como la muerte de mi papá y el traslado de mi familia (mi mamá y yo) de la Argentina a los Estados Unidos y otros… como mis dos matrimonios que terminaron en divorcio, cambios tajantes de domic
ilio y pérdidas de trabajo que es muy posible yo habría podido controlar si hubiese entendido cómo hacerlo en ese momento.  Los motivos físicos incluyeron los cambios drásticos de mi cuerpo, producidos por las hormonas, y otros malestares físicos los cuales también podría haber controlado mejor, como una úlcera estomacal, anemia e hipertensión.

Embrace - Abrazo por Vanesa Martinelli


Las causas psicológicas fueron en su mayoría, creo yo, productos de mi baja autoestima y la manera negativa de ver mi vida, que me hacía esperar lo peor de todo cada vez que me embarcaba en algo.  Por ejemplo, cuando comenzaba una relación o cuando pasaba algo agradable en mi vida por un tiempo me ilusionaba y le veía un final feliz, pero no faltaba mucho para que me asechasen las dudas y luego comenzaba a estar segura que en un momento dado todo iba a cambiar y que iba a terminar mal, como que yo no me merecía que algo positivo sucediese en mi vida. 
Los estados de ánimo depresivos los puedo describir como que algo o alguien me metía en un hoyo oscuro del cual no era posible salir.  No me importaba en absoluto de lo que en otras ocasiones era motivo de felicidad y parecía que nada me podía sacar de ese lugar.  En muchas ocasiones la muerte me pareció un lugar ideal ya que representaba el fin de mi angustia y mi dolor.  

Por milagro, de alguna manera logré salir de las muchas depresiones que tuve  y por un tiempo estar contenta y disfrutar de la vida, pero como dije antes, nunca sabía cuando me encontraría nuevamente en el mismo hoyo oscuro.  En varias ocasiones por un tiempo tomé medicinas antidepresivas y también fui a terapia.  El estado de ánimo que me daban las medicinas no era de mi agrado, ya que no me dejaban sentir nada, parecía como un robot.  La terapia me ayudó un poco, pero no funcionó por mucho tiempo.  Lo más interesante
de todo esto es que mis buenos amigos que me conocían como una persona llena de energía y amor por la vida nunca supieron lo que pasaba conmigo porque cuando me deprimía me alejaba completamente de todos, mientras luchaba con mi depresión por mi cuenta.

Muchas veces cuando me deprimí en mi juventud pensé que si tenía hijos, mi estado de ánimo iba a cambiar radicalmente porque siempre había soñado con tenerlos.  Cuando nacieron mis hijos
me produjeron una felicidad inmensa.  Yo siempre he visto la experiencia de ser madre como algo que le da a uno razón para vivir.  Sin embargo hace diez años atrás, a causa de varias situaciones amargas en mi vida caí nuevamente en una depresión horrible y ni siquiera la presencia de mis hijos fue suficiente para pararla.  Tal es así que otra vez consideré la muerte como una posible solución.  En ese entonces veía mi vida como un una pieza de cristal que se había quebrado ya tantas veces que el pegamento no era suficiente para hacerla fuerte y que en cualquier momento se derrumbaría nuevamente.  Esto me hacía sentir como que mi vida se reducía simplemente a levantarme todos los días y seguir luchando, sin  poder darme el lujo de poder disfrutar plenamente porque en cualquier momento iba a ocurrir lo inevitable -algo  me tumbaría nuevamente.  

Cada vez se me hacía más difícil encontrar fuerzas de algún lado para levantarme y seguir batallando.  Lo irónico de todo esto es que cuando estaba bien, en realidad encontraba belleza por todas partes y me gustaban la naturaleza, los animales y la gente y tenía suficientes talentos para sentirme orgullosa, pero todo eso se desvanecía cuando me deprimía.

Como pasó en otras ocasiones, de a momentos pude salir de la varios episodios de esta última depresión.  Pero esta vez me di cuenta de que si no iba a acabar con mi vida necesitaba encontrar una manera de cambiarla para no sentir que era una pesadilla seguir mi existencia. 

Ya hacía un tiempo que habían llegado a mi vida pequeñas cosas que me inspiraban  a hacer el cambio, pero yo no dejaba que me iluminaran del todo.  Todas estas pequeñas “señales” parecían indicar que el secreto de un cambio estaba basado en reemplazar mis pensamientos negativos por pensamientos positivos.  En otras palabras, en vez de ver que el vaso estaba medio vacío verlo como que estaba medio lleno.  Después de todo había muchas elementos que lo llenaban: mis hijos, mis buenos amigos, mis talentos, la naturaleza, los animales que tanto me gustan y hasta mi habilidad de ,a pesar de todo, encontrar una manera de levantarme y seguir luchando.  

Comencé a leer más acerca del tema del positivismo y del poder de la energía positiva y me di cuenta de que es una realidad más tangible que mis pensamientos más oscuros. Cuando uno piensa y actúa de una forma negativa emite energía negativa y afecta negativamente  todo alrededor mientras que lo opuesto también pasa, o sea que si uno piensa que el resultado de una situación va a ser positivo puede afectar el destino de forma positiva.  Eso no significa que nunca pasan cosas que no nos gustan  sino que de alguna manera la situación negativa se resuelve de manera positiva al final.  Uno está despierto y abandona el rol de víctima.
Siempre creí en la posibilidad de un Ser Supremo y en la posibilidad de que tenemos un Espíritu pero mis sombras no me permitían experimentarlos.  A través de la física cuántica la idea de un ser supremo y el  espíritu se han transformado en una realidad para mí.  La física cuántica explica la presencia de una energía que rodea a todo cuerpo, como una  lucecita que ilumina nuestro camino y que si la dejamos entrar en nuestros pensamientos nos ayuda a vivir una vida feliz.  En otras palabras nuestra energía positiva afecta nuestras vidas pero también tiene el poder de afectar al resto del universo.  Así somos de todopoderosos. Lo más importante para mí ha sido que desde que comencé a creer firmemente en que yo puedo controlar mi destino con pensamientos positivos mi vida ha cambiado totalmente y ya hace cinco años que no sé lo que es estar deprimida.  Es increíble el poder que tienen nuestros pensamientos.  La realidad de uno es en gran parte lo que uno quiere que sea.
 

Higher Self - Ser Superior por Vanesa Martinelli

Además de la importancia de poder vivir libre de depresión, estos cambios me han dado finalmente una manera de disfrutar plenamente de la vida con tranquilidad y pasión.  Como dije anteriormente, yo siempre creí que tenía un espíritu y que estaba unida al universo de alguna manera.  Sin espíritu sólo soy una máquina y eso no es suficiente para mí ni explica mi existencia en el mundo.  

La idea de un espíritu constituido de energía que los físicos han demostrado existe, me explica lo que siempre sentí.  Antes creía que mi vida estaba controlada por algo externo y que yo no podía cambiarla.  No encontraba mi rol.  Ahora sé que eso no es cierto, no sólo tengo poder y control sobre mi vida, sino que mi actitud hacia otros también influye la energía de los demás.  Todos necesitamos sentirnos amados para vivir felices.  Ahora recuperé  mi relación conmigo misma y mis fuerzas positivas trascienden distancias y no están limitadas por el tiempo.
Marisa J. – Los Ángeles, California

Te recomendamos que leas:
Las Emociones>>
El Amor>>
Cambiar es Posible>>
Vivir el Presente>>
Tu D
ía Perfecto>>
Soy la Piedra en Mi Camino>>
El Poder de las Palabras>>
Vocabulario Positivo>>
Sonre
ír>>
Afirmaciones>>

Historias reales sobre animales >>

Si deseas enviarnos tu historia real haz click aquí >>>
Volver a Inicio >>>
Más Historias Reales e Inspiradoras >>>
Website Builder