CreandoTuVida
                              una nueva forma de vivir                   
                                                                                                                                                                    
Emba
jada de Paz

Your Subtitle text

Graciela Perosio

Silvia Patrono entrevista a la escritora... Graciela Perosio

Sin Andarivel vino a mí, yo no lo busqué, pero como siempre, el Universo nos acerca personas, objetos, circunstancias que nos sirven, nos inspiran … el tema es estar atentos.  Sin Andarivel es un libro que nos recuerda la simpleza de lo diario, de cada momento.  Sin Andarivel nos recuerda la perfección de la vida,  nos trae al instante presente.  Sin Andarivel, se lee en un rato pero queda en uno por un largo tiempo. Con infinita apreciación por su bello trabajo, me acerqué a la autora de Sin Andarivel, Graciela Perosio, para entrevistarla y compartir con los miembros de Creando Tu Vida, una charla con alguien que piensa y siente la vida. Un lujo.” 
Silvia Patrono
________________________________________________________________


Es mejor comenzar a escribir sin tener expectativas de a dónde se quiere llegar. Como en todo, el camino es la meta. Las obras son las huellas. Si una supiera a dónde lleva el viaje a lo mejor ni siquiera lo haría. Hay que lanzarse a la aventura, allí está el goce, también el riesgo, porque a veces aparecen cosas que una no quiere ver. Lo más difícil es saber aceptar lo que sale, todo lo que sale, sin juzgar. El trabajo de corrección siempre es posterior. Cuando una está corrigiendo antes de empezar, lo que hace es reprimir, es el origen de la mayoría de las trabas. Y no sólo de las trabas, también de la escritura sin garra, cuando se cercena la energía durante la gestación después no se la puede inyectar, en cambio, para corregir hay tiempo. Y ¡ojo! tiene que haberlo, no hablo de escribir sin corregir, hablo de hacerlo a su tiempo.
Graciela Perosio.



Silvia Patrono- “Sin Andarivel” es un libro que inevitablemente lleva al lector a reconocer el momento presente, a recordar lo que pasamos muchas veces por alto a diario.  ¿Lo escribiste con esa intención o se dio de manera involuntaria?
Graciela Perosio- No, no lo escribí con ninguna intención que yo recuerde. Pero venía trabajando mucho con un grupo budista (de hecho los Lamas con quienes estudiaba me regalaron el Sutra de la Serpiente que está citado al principio) y practicaba meditación en la calma y quería escribir desde ahí, buscaba algo parecido a los haikus, es decir el posar la "mirada" -no hablo sólo de los ojos físicos- sobre algo y descubrir que me sentía especialmente viva y unida a lo que observaba, como en un instante de satori, de revelación.

S.P.-Dices que muchos de los que han leído Sin Andarivel, lo consideran su talismán, ¿puedes contarnos un poco más sobre esto?
G.P.-
El libro está empezando a circular pero lo notable es que sus primeros lectores que fueron colegas, no se expresan respecto de él desde la crítica literaria. Me dicen "es un libro que hace bien." O " Cuando tengo que enfrentar un día difícil me lo llevo conmigo aunque piense que no voy a poder leerlo, pero el libro me da sensación de seguridad. Me acompaña."  También me dicen que es un libro "hecho de nada" o "ese libro no existe", la persona que dijo esto me maravilló porque me contó que cuando lo abre siente que entra a un templo... Me resulta curioso porque a la vez es tan simple y cotidiano, ¿no?
 
S.P.- ¿Por qué dices que es imposible no asociar la escritura de “Sin Andarivel” con el buceo en la meditación budista y las lecturas de las grandes enseñanzas de Oriente?
G.P.-
Un poco te lo contesté antes. En libros anteriores yo enfoqué temas espirituales pero lo hice -aunque son libros poéticos- desde muchas lecturas, símbolos, tienen una erudición que a veces pesa y la poesía que yo quería hacer la imaginaba diáfana, como una libélula al sol...Y creo que el trabajo en la meditación fue limpiando la mente y "la lente". En verdad, me deshice de los andariveles del conocimiento intelectual, no lo olvidé pero fui más allá. La poesía  es más allá o no es ¿no te parece? Pero a mí el estudio me apasiona y a veces quedaba atrapada en su discurso, en cambio aquí la mente está desnuda, creo.
 
S.P.- ¿A quién le recomendarías leer Sin Andarivel?
G.P.-
¡Ah! No sé...es un libro que puede ser leído por cualquier persona,  no se necesita ningún conocimiento intelectual. Sin andarivel es como flotar en el aire, ahora, si uno a partir de esa experiencia saca reflexiones, es cuestión de hasta dónde cada lector lo lleve, pero el libro puede ser leído como puro placer por la luz, por la botánica, por las cosas más cotidianas y simples. La Municipalidad de Buenos Aires me pidió un poema del libro y ha hecho carteles que están en la vereda, también pusieron uno luminoso en la Feria del Libro y yo veía gente que pasaba y decía "Mirá qué lindo". Todo tipo de personas, de todas las edades y eso es hermoso.


Graciela Perosio en la Feria del Libro

S.P.- Estoy de acuerdo contigo pero a su vez yo se lo recomendaría a aquellas personas que se olvidaron de conectarse con el momento presente (y somos muchas).  Sin Andarivel nos vuelve al maravilloso aquí y ahora y hace de lo cotidiano una aventura para los sentidos.
G.P.-
Definitivamente te lleva al presente.
 
S.P.- Creo que la escritura además de ser una expresión maravillosa en el arte, a su vez, como todo arte, es muy terapéutica.  Como profesora, ¿qué le recomendarías a una persona que desea escribir sus memorias, quizás no con el propósito de publicarlas pero con las ganas de reencontrarse con ciertos momentos de su vida y despedirse de otros?
G.P.-
Escribir es terapeútico aún desde la forma concreta, es decir, cuando uno vuelca en una hoja pone márgenes y los márgenes contienen. Además, muchas veces, las personas acompañan tratamientos psicoterapéuticos con el trabajo del taller porque el que se está curando tarda en reconocer los resultados, pero al elaborar un objeto que podés tener entre las manos y pensar, “ Hace un año esto no existía y ahora está porque yo lo escribí.”  Eso da mucho, aquieta la ansiedad. En cuanto a qué recomendar es difícil porque mi trabajo es muy personalizado y lo que le sirve a alguien, a otro lo anula. Es mejor comenzar sin tener expectativas de a dónde se quiere llegar. Como en todo, el camino es la meta. Las obras son las huellas. Si una supiera a dónde lleva el viaje a lo mejor ni siquiera lo haría. Hay que lanzarse a la aventura, allí está el goce, también el riesgo, porque a veces aparecen cosas que una no quiere ver. Lo más difícil es saber aceptar lo que sale, todo lo que sale, sin juzgar. El trabajo de corrección siempre es posterior. Cuando una está corrigiendo antes de empezar, lo que hace es reprimir, es el origen de la mayoría de las trabas. Y no sólo de las trabas, también de la escritura sin garra, cuando se cercena la energía durante la gestación después no se la puede inyectar, en cambio, para corregir hay tiempo. Y ¡ojo! tiene que haberlo, no hablo de escribir sin corregir, hablo de hacerlo a su tiempo.

 
S.P.- Tienes un taller literario que funciona desde hace 32 años, ¿hay una tendencia en los temas que la gente elige para escribir?
G.P.- No, pero yo me preocupo de que no la haya si viene como imposición social, como moda... A las personas -y esto ha ocurrido en la gran Literatura también- les resulta más fácil escribir desde lo doloroso. La alegría es muy difícil de expresar, por eso siempre les leo un poema maravilloso de Pedro Salinas donde se ve venir la alegría como un ser hasta que ella misma está cayendo, declinando...es muy bello y testimonia ese instante privilegiado. Generalmente lo más simple resulta lo más transgresor, porque es aquello a lo que no le damos importancia y es la llave del Todo ¿no?
 
S.P.-  Definitivamente.  El tema es ahora empezar a reconocer lo simple.  Una de tus especializaciones es trabajar sobre la traba expresiva y la exploración personal cuando un creador siente que ha terminado una etapa pero no encuentra aún el camino para seguir con otra, puedes explayarte un poco sobre este tema?
G.P.-
Es un trabajo apasionante. Una puede ver como el otro se abre y se despliega y lo hace cuando más se olvida, cuando se distrae y no controla el proceso. En  el ejercicio de la creatividad cuando un artista está trabado lo hacemos trabajar en otra rama del arte donde no tenga compromiso profesional. Entonces los escritores cantan, los músicos dibujan... y lo hacen desde un lugar de niños, sin importar el resultado y desde el reencontrarse con el gozo de jugar, llega la gracia. Para quienes trabajan con las Flores de Bach el Wild Oat ayuda muchísimo.


  Graciela Perosio lee un poema en una performance sobre su libro Regreso a la fuente

S.P.- ¿Has sufrido tú etapas con trabas en la expresión?
G.P.-
Mayormente no. He tenido períodos difíciles en mi vida que también hacían más trabajosa la escritura pero no fueron específicamente trabas. Además, en esos momentos pinté mucho, canté, bailé. Y buscaba también en las escrituras de sabiduría milenaria. Busqué en la Kabala, la alquimia, soy una triple geminiana, con una curiosidad intelectual insaciable. Pero eso también puede ser una trampa, es bueno saber cerrar los libros y entrar en la experiencia de meditación, en el descubrir no intelectual.

S.P.- ¿Estás escribiendo en estos momentos?
G.P.-
Después de sin andarivel escribí otro libro de poemas que se llama Balandro, no sé cuándo se podrá editar. Y ahora quiero escribir sobre la tierra pero estoy en una búsqueda muy reciente con esto, quiero escribirlo realmente desde el corazón y por momentos, tengo miedo de engancharme a leer...y no, este libro me gustaría gestarlo en la "secretísima cámara", ese lugar recóndito del pecho. Mientras hablo con vos me viene la imagen de un cuadro que pinté hace muchos años, voy a ver si busco una foto para mostrarte. Se llama Temblor de sauce, muestra esa energía femenina que tiembla ante la menor brisa, así,  por ahí tendría que seguir, me parece...


 
S.P.- ¿Crees en la Ley de Atracción?
G.P.-
Me parece curioso lo que me ocurre cuando necesito un cambio de orientación, cómo me llegan los maestros o los interlocutores. Yo estaba trabajando con unas enseñanzas de un grupo de USA, pero había cosas que pertenecen a la cultura norteamericana y que me costaba aceptar y pedía claridad, no sabía si el aprendizaje consistía en dejar ese inconveniente de lado o buscar otra cosa y como el centro de la enseñanza era éste de que creamos nuestra vida, escribí esa frase en el buscador y aparecieron ustedes...Por esa frase los encontré y en seguida me atrajo que fueran argentinos, había como guiños en común que me lo hacían más fácil. Después a partir del sitio me conecté con tantas cosas, grupos y maestros...Y esto, si miro hacia atrás en mi vida, siempre fue así. A veces inclusive el mensaje llega con humor, una vez iba en un colectivo muy preocupada por un problema familiar pidiendo mentalmente una salida, con gran angustia y en ese momento me pude sentar y al mirar por la ventanilla aparece una propaganda de gaseosa con el letrero: ¡¡¡Tomate la vida más light!!! No hay autor más maravilloso que el Universo ¿no?
S.P.- Totalmente de acuerdo.

Sobre Sin Andarivel de Graciela Perosio
Sin Andarivel es una apuesta a la percepción cotidiana de las vivencias más simples, abre una mirada en vilo, en permanente alerta.  Imposible no asociar la escritura de estos textos con el buceo en la meditación budista y la lectura de las grandes enseñanzas de Oriente.

Los objetos de la casa, la luz, las plantas del balcón y el pájaro que la visita, el palo borracho de la esquina, las calles de los diferentes barrios frecuentados, o la elaboración de alguna comida sencilla en la cocina, brillan transfigurados por una experiencia honda del deslumbrante aquí/ahora, como si recién allí nos diéramos cuenta de la vida, de la danza continua que todo lo implica y todo transforma.

Trama de un universo, el mismo y otro a cada momento, revelándose, evaporándose y rehaciéndose, rehaciéndonos.  Telar constante que borra los límites al infinito, aguja ojo que va y viene sin andarivel.


La escritora Graciela Perosio da talleres de creatividad y escritura (creatividad aplicada a la escritura).
gracielaperosio@gmail.com


 
Volver a Inicio >>>

Más reportajes >>>
 


Website Builder