CreandoTuVida
                              una nueva forma de vivir                   
                                                                                                                                                                    
Emba
jada de Paz

Your Subtitle text
Diseño Interiores
  Silvia Patrono entrevista a
Francesca Queralt
Diseñadora de interiores y ... del alma



"Francesca Queralt es Diseñadora de Interiores, tanto del interior de una casa como del alma... del corazón.  A través de los desafíos que la vida le presentó, Francesca encontró nuevas formas y diseños para no sólo re armar  un cuarto, una habitación...  sino también, re crear desde el amor y la paz interior, su VIDA, su FELICIDAD.  Su mirada está dirigida a lo simple y profundo, a la revalorización del momento presente, a saborear la vida y no meramente contemplarla."
Silvia Patrono - Embajadora de Paz

"Con el interiorismo holístico, se aprende a querer, a respetar, a reciclar, a dar el valor real a cada cosa, con lo cual ejercitas el desapego, y a cambio, tienes paz, imaginación, ¡recursos propios! Casi podría afirmar que a partir del interiorismo holístico, como cuando tocas esa ficha del dominó, la que hace caer todo el montaje y DESCUBRE la imagen, pude llegar yo a SER feliz al unísono, sincronizadamente, junto a TODO ESTE AMADO PLANETA.  Buscando mi felicidad, provoco la felicidad  de mi entorno." Francesca Queralt

Reportaje exclusivo para www.creandotuvida.com  Embajada de Paz

Silvia Patrono-Has descubierto o creado una manera de vivir a través de la simpleza, realzando la paz y hasta la salud. ¿Cómo lo lograste?
Francesca Queralt-
Al estilo de Robinson Crusoe... (ríe) Te explico, como diseñadora de interiores (interiorista), primero he aprendido estudiando la  técnica, el diseño: cómo proyectar, cómo explicarle al cliente el espacio... Muchas veces el cliente tiene una idea de lo que desea en su espacio, concebida no en su interior sino en toda la información exterior: banalidades, propaganda, marketing, cumplir estereotipos... Segundo, he aprendido de mi experiencia vital. Sí, ha sido a través de la simpleza y la paz que he descubierto la BELLEZA. Ha sido viéndome despojada de TODO.  Fue una pérdida en todas las
áreas: salud, familia, casa, y además creencias con las que había vivido hasta el momento.  Luego, lo que iba encontrando en mi interior y como por arte de magia, se iba recolocando, como cuando tocas esa ficha del dominó, la que hace caer todo el montaje y DESCUBRE  ¡¡la imagen!! Quizás no fue tan artístico, ni tan fluido…pero el resultado fue el mismo. En la simpleza aprendí a quererme desde EL SER,  a querer mi entorno, a jugar con EL, con mucho amor. Aprendí a diseñar y a  crear como nunca. Todas tus facultades se disparan, todas colaboran, es un fluir....en la paz, y si el conflicto nos trae la enfermedad, la paz nos devuelve la vitalidad.

S.P.-También, de algún modo, influyeron en ti tus otros estudios.
F.Q.-
Probablemente. Cuando acabé los estudios de Decoración de Interiores, los completé  con unos cursos de bioconstrucción, de ecología en general y estudios de geomancia. Esta búsqueda fluía con mi manera de entender la profesión.  Son estudios que se practican desde la antigüedad. Es primordial "conocer" el medio, entender para poder "hacer," respetando y no invadiendo el terreno, el medio natural, sino "negociando" con todos los entes que forman este precioso planeta. La bioconstrucción me permitió conocer los diversos materiales y sus propiedades.  La ecología te ofrece "las normas" naturales para utilizar los elementos como el agua, el viento, el sol… de la manera más eficiente y obtener ese "bienestar" que los humanos muchas veces (demasiadas) exigimos como derecho propio sin importarnos el mal que hacemos.  La geomancia también me interesó mucho, porque si somos energía, somos luz, tenemos, entonces, que conocer esas fuerzas cosmo telúricas de la madre tierra, de tal manera que se favorezca nuestro planeta… que la interferencia con las energías electromagnéticas sea a favor, no en contra. Así que el interiorismo o cualquier diseño te invita a hacerte amigo íntimo de este entorno natural del que formamos parte.  Lo holístico siempre es lo más intenso... quizás más trabajoso, pero, ¡quién dijo que era fácil que se lo pregunte a las piedras preciosas! ¡Pregúntenle al diamante! ¡Si viéramos su proceso! Y como no podía ser de otra manera, mis estudios en diseño actualmente los amplio con la GEOMETRIA SAGRADA.  Al igual que el Feng Shui, la geometría sagrada resuena en el corazón.  Es un lenguaje que "reconoce".  Estudio a fondo y con todo detalle la geometría que ha utilizado desde años la naturaleza, tanto vegetal como animal.



Francesca Queralt, Diseñadora de Interiores

S.P.-¿Dónde pones el énfasis en el proceso creativo?
F.Q.-
Inicialmente el proceso se parece mucho al de un escritor delante de una hoja en blanco o de un pintor delante del lienzo virgen, o el de un escultor con el barro  preparado para moldear, pero en el caso de un diseñador de interiores, o de un diseñador en general, sabes que tu trabajo será para la FUNCIONALIDAD de algo o alguien. Es precisamente el concepto de que “funcione algo que tú has creado acorde a alguien o a algo” el que te motiva. Te motiva a ser, a ejercer (siempre desde el SER no desde el EGO) lo que somos: creadores, co-creadores, colaboradores, cooperadores.   La función humana hace que funcione ¡¡¡el mundo!!!! Esto mirado así, expresado así, es fantástico, ¿no?  Ahora piensa por un momento cuando estás delante de un artefacto que no funciona... primero tenemos un sentimiento de frustración, después de impotencia... pero cuando vuelve a funcionar, ¿qué? Ese sentimiento es como, que todo vuelve a ¡¡¡rodar!!!!! La emoción te embarga, ¿no? A veces ves a alguien gritando, "¡¡¡Funciona!!!  ¡¡¡Funciona!!!"  Y lo entiendes.  Entiendes el sentimiento. Sin embargo, en el actual sistema, competitivo a todos los niveles,  me percato  que prima más el "diseño" por el diseño que la conectividad que necesitamos o creemos necesitar con objetos, espacios, muebles… Así que lo que intento trasmitir, es c
ómo el "ingenio interior"  te lleva a "encontrar" el espacio, el objeto, el mueble... hasta el punto que lo "fabricas" con tus propias manos, y además está a nuestro alcance en la naturaleza.  La naturaleza es el mejor ejemplo de cómo utilizar TODAS las facultades humanas y divinas para INGENIAR, CREAR y ACERTAR.  La cosa es que tienes primero que interiorizar tu espacio interior para interiorizar tu espacio exterior y ayudar a interiorizarse a los demás.  Cuando eres consciente y estás en paz, no es sólo la mente la que “dirige”, son todos tus sentidos y facultades las que intervienen  hasta el punto que cuando estás en un proyecto de cierta envergadura estás captando y procesando información de todo y de todos.

S.P.-¿Tienes algún ejemplo?
F.Q.-Yo he llegado a entrar a una tienda para comprar unos pantalones y al rato me encuentro hablando con el encargado de cómo han solucionado la instalación de una estantería, de un armario o de una vitrina. O alguien me explica el mecanismo de tal o cual cosa y salgo tan satisfecha que no me acuerdo de los pantalones, pero tengo en mente una posible solución para mi proyecto. (ríe) He pensado en ponerme un “desconectador” general porque la mente la sé acallar, pero ¿y el resto? (ríe)

S.P.-¿Cómo nace este tipo de propuesta
más holística en tu trabajo ?
F.Q.-En mi caso, después de 1 año de estructurar de nuevo  mi espacio (sin recursos materiales...), estoy viendo "mi obra" y es como fractales, re-unión de fractales, re-unión de mi "ser", de mis "querer".  Cada uno de los objetos, de los espacios dibujados, de las aberturas, ventanas, etc., están ahí porque ahí fue mi alma primero y es donde me encuentro cobijada, donde puedo sentirme/quererme/... hacerme consciente y ser muy feliz... CON TODO Y CON NADA, como dice de Mello.

S.P.-¿Cómo reaccionan tus clientes cuando les hablas de temas mucho más profundos que el color de una pared o las cortinas para una ventana? Uno tiende a pensar me gusta o no me gusta… y tal vez obvia el “cómo me sentiría con una pared de tal color o cierto cortinado, etc."
F.Q.-Pues algunos se dan cuenta de que les abro dos opciones, una, mirar su interior del cual no se habían percatado de las posibilidades que tiene y la otra, es de participar, co-crear en el diseño de su espacio. Un espacio, al igual que lo  hacen esos seres sabios que son las tortugas, nos permite meternos adentro, como ellas, para disfrutar de nosotros, de lo conseguido en el camino a la felicidad, de lo que nos queda por conseguir, de lo hecho, de lo que se debe corregir, de lo que se debe aprender... en ese espacio nos reencontramos con la música, con la lectura, con las buenas conversaciones, con la sensualidad, con la armonía... de tal manera que cuando saquemos de nuevo la cabeza del cascarón, estemos llenos de energía y con ganas de compartirla con los demás, con el resto del universo. ¡¡¡Con el resto de las tortugas !!! Siguiendo el ejemplo de la tortuga, éste es un buen paralelo con los espacios de mi casa.  Su "cascarón", es del material más adecuado a su piel.  A su vez, la piel es la que delimita las diferentes energías sutiles.  Unas son más o menos densas que otras.  Cuando veo la piedra, la madera, la cerámica en mi hogar... estoy viendo materiales que armonizan totalmente con mi materia, mi cuerpo denso. Eso me hace sentir "en casa," "en familia," no una extraña con el medio.  Como dice Albert Casals, muchacho que recorre el mundo con una silla de ruedas y 1 euro, “El mundo es grande y pequeño al mismo tiempo: grande porque está lleno de lugares por descubrir, y lo suficientemente pequeño para que, vayamos donde vayamos, siempre podamos sentirnos como en casa."  Por otro lado, no olvidemos que nunca podremos igualar o superar la belleza del universo donde disponemos de todo lo que necesitamos.  Así que no pretendo competir con ella, sino jugar desde el diseño con lo que ella ofrece. 


 “Aquí estoy en mi apartamento de alquiler.  Lo encontré ya 'hecho,' 'diseñado'...
 y con alegría, yo me adapté a él.  En  el caso de mi casa "familiar,"  la que diseñé 
para mí y mi familia, fue ella  la que se adaptó  a nosotros.” Francesca Queralt


S.P.-¿Cómo llegaste o qué  cosas te llevaron a tu experiencia de "Robinson Crusoe" decorando tu casa?
F.Q.- Era la hora H del día D, o sea , MI DIA (?) ,  29 de enero de 2009... ese día percibo de una manera muy clara mi situación.  Han pasado 4 meses de la última sesión de radioterapia. En tres meses pasé de ser madre, esposa, interiorista... a ser una enferma desalojada de su casa y acogida por la familia materna.  Mi espacio vital ya no existía, mis “cosas” acumuladas durante 26 años de vida familiar ya no estaban para acompañarme, ni volverían a estar.  Mi estudio de interiorismo hacia dos años que estaba inactivo y con pocas posibilidades de reanudarse ni tan siquiera tenía mi ropa. Ese día pues, mi día, una voz serena, que salía de mi corazón decía, "Si has pasado por todo esto: enfermedad, humillación, impotencia, decepción... y no has estado ni en tu casa, ni con tus cosas, ni con tu familia... es hora de saber quién eres tú y qué fuerza tienes dentro de ti, qué es lo que realmente ha pasado."  Esa voz serena me dice, "TRASCIENDE toda esta situación y coge las riendas de tu vida."  También me decía, cuando estaba aún dudando, valorando sus palabras, “¿No era eso por lo que has luchado? ¿Para coger las riendas de tu vida? Ya estás mejor físicamente, estás pidiendo paz, el contacto con la naturaleza, con la armonía... estás contenta y no sabes porqué ... ¿Entonces, qué esperas?  Las hojas están en blanco esperando que  empieces ¡¡tu historia!!  Recuerda que lo soñabas cada día, lo verbalizabas, lo deseabas... ¿de qué tienes miedo? ¿Qué más te puede pasar?"  Cogí mi super coche, un Nissan Micra, y lo llené  (?)... algo de ropa, una lámpara... etc.,etc., etc. ¿Sabéis que tenían en común todos los objetos que me llevéEnergía.  Eran poquitos.  Algún cuadro, algún libro, algún pañuelo.  De todos estos objetos sabía la historia, de todos sabía de su bien para conmigo, de su llegada a mí. Algunos eran regalos que le había hecho a mis hijos.  Yo miraba esos objetos que les había regalado y me hacían feliz llevármelos conmigo porque "aún recordaba" que se los había comprado porque eran juguetes con luz, que emanaban arte, cariño… Mantenían esa energía. Iba con el coche lleno sin rumbo, ¡bueno sí! Pasé por un pueblecito donde estaba el centro de control sanitario para entregar unos papeles, pero después tenía claro que alguna cosa encontraría en las inmobiliarias, no exigiría mucho, ya que sólo disponía del 60% de mi sueldo, sabía lo que no quería.  Esa voz estaba ahí otra vez y cuando el corazón latía de prisa me decía, “A peor no vamos. Todo saldrá bien.”  Y volvía a sentirme bien, feliz.  Me paseé con el coche lleno por toda la ciudad.   Llegué a una inmobiliaria donde un chico me escuchó y vio a “Robinson Crusoe” (se ríe) y quiso ayudarme. Fuimos a ver varios pisos y al final de la tarde hizo una llamada y me preguntó, “¿No te importaría que fuera apartado de la ciudad? Creo que tengo algo que es para ti.” Me dio la dirección.  Él había hablado con el propietario y le habló de mí, y a las dos horas estaba en un apartamento amueblado, a las afueras, en medio de la naturaleza y lloré, lloré mucho, lloré de emoción... alguien me había llevado hasta allí.  ¡Cuánta energía! ¡cuánta luz se había congregado para que yo encontrara mi espacio! Hace de esto un año y medio... aún vivo ahí, aunque he recuperado mi casa “familiar,” mi estudio de interiorismo.  TODOS HEMOS CAMBIADO.  Yo, mi idea de espacio, mi idea de casa, ¡mi idea de estudio de trabajo! Mi casa, mi espacio, yo, nuestras trayectorias han hecho camino, han sufrido, han vivido y tenemos muchas cosas que contarnos.  Cuando estoy en mi antigua casa, donde tengo un piano, toco para ella. Lo que mi corazón siente en esa casa es amor y así voy a reconciliarme con ella y haremos cosas grandes, cosas buenas para todos.

S.P.-¿Cómo has decorado tu espacio?
F.Q.- Pues esa fue una experiencia ¡tan “de vida”! Yo entendía que estaba “viviendo” porque mi cuerpo, mi mente, todos estaban participando de esta experiencia.  Cuando digo "todos" me refiero a que me sentía arropada por las energías exteriores.  Todo lo que me rodeaba me hacía sentir “en casa”.  Así que al día siguiente descargué el coche, e iba colocando cosas.  Era un reencuentro.  Hablaba con los objetos, los ubicaba en “su lugar,”  lugar donde daban “luz”, donde se les precisaba, donde se podía sentir su calidez, su amor.  Cuando estuvo todo colocado, vi que allí estaba justo lo que tenía que estar: mis libros, mi música, una máquina de coser que tuve que comprar para arreglar mi ropa, a la que le he tenido que rebajar  2 tallas, también está conmigo. La rescaté como muchas otras cosas y vuelven a formar parte de mi crecer.  También tengo cuadros. Rescaté una pintura muy especial, es la de una niña con el pelo lleno de mariposas, fantasías, sueños..... en diciembre de 2006, conocí a la artista de este cuadro. Cuando la vi  me dio la potestad de “La Niña”. (ríe) Le dije, “No te preocupes. La cuidaré mucho. Dentro de un año no la vas a conocer!!!!! Estará mucho más hermosa!!!!!”  (ríe nuevamente) ¡Ah! Y los cubiertos, los platos... todo lo que requería para la cocina fueron aportaciones de amigas que tenían en su casa y no usaban.  Pues esos objetos continúan conmigo, porque al igual que Pinocho, ahora ya han cobrado vida y yo necesito esa vida.


"La Niña"

S.P.-¿Aplicas el concepto Feng Shui en tus trabajos?
F.Q.- ¡Sí! Aunque mi visión del interiorismo ahora es más holístico.  Yo siempre he sido consciente del uso que debe tener la casa, un hogar. Ya que uno de los parámetros es la función que tendrá ese espacio, ese objeto y quien o quienes  lo van a utilizar, quien va a ser el beneficiado. Entonces, una buena amiga es la lógica, ya que si te mueves con ella, seguro cumples todos los requisitos del Feng Shui.  Otra cosa es que al cliente le prime más la estética que la lógica, y que se deje influir más por el querer  impresionar a otras personas que querer impresionar a su alma. Si en la conversación te das cuenta de que la función de ese espacio será el barómetro de su estatus social ya sabes que tendrás que adaptarte a ese modelo de la revista, a esa creencia que tiene su mente. Ahora, si veo que se me consulta, les insto a co-crear, dejar que funcione nuestro radar natural (como hacen los animales), activar su intuición... seguro que sale esa armonía  innata de cada ser y acometer con el espacio vital. Algunos clientes me hacen sonreír, cuando les orientas en lo del Feng Shui y te dicen pero esto es de lógica... pensarán que es la técnica de la barita mágica (ríe) pero es bueno llegar a esta conclusión.  Es lo que hablábamos antes sobre el  PODER DE LA SIMPLEZA.


"La 'técnica' del Feng Shui es  la 'técnica' de diseñar
un espacio feliz, para seres felices, en armonía
con el entorno feliz." Cesca

 

S.P.-¿Cuál es la tendencia de la gente hoy en día cuando decide decorar su casa, tanto llamando a un decorador como haciéndolo por si sóla?
F.Q.- Generalmente las personas que acuden a un profesional del interiorismo es para que haga de director de obras, si saben lo que quieren, si es una obra concreta, como reformar un baño, la distribución de un estudio... lo que buscan es que te encargues de todo, desde el proyecto visual, a buscar los materiales, los industriales y controlar que la obra sea lo más rápida y limpia posible. En este caso, el proceso es muy estresante ya que el profesional se encuentra entre el cliente y el industrial o el comercio,  y claro, cada uno tiene su ritmo, su costumbre y atar todo y a plena satisfacción para todos es difícil.  Cuando más disfrutas es en el proceso creativo, en el proceso de diseñar y dialogar con el cliente. Es la felicidad de la gestación y el posterior estrés de la materialización.  Hay otros clientes que te vienen con la foto de la revista, vienen con su sueño (¿?) y te piden que ellos quieren eso, que tú tienes que conseguir eso.  Bien, aquí tienes que poner en marcha tu “habilidad psicológica” y procurar hacerles “caer” de las nubes sin demasiados rasguños. (ríe) Referente a lo que me preguntas sobre la tendencia en la decoración, si  lo hace uno sólo, pues yo creo por mi experiencia, que se guían mucho por las revistas, por el marketing de las marcas, la moda que marca la televisión. También pueden ser "manitas", habilidosos, a quienes felicito ya que esa faceta viene de esa capacidad innata de crear, de moldear... es muy, muy gratificante, si se es consciente. Si se hace por motivos económicos, lo del bricolage, lo de decorar, puede ser traumático para nuestro cuerpo y posteriormente para nuestra alma, ya que acumulamos, y acumulamos, pintamos, llenamos, tapamos... todos son verbos, acciones que quizá cumplen con los estereotipos pero no con la esencia de “diseñar” hacer cálido” nuestro espacio.

S.P.-¿Cómo se ve tu casa?
F.Q.- El espacio que me ha acogido desde enero de 2009, es como esos dibujos que los niños hacen: una casita encantadora, con las ventanas, con su chimenea, con una puerta de entrada bien enmarcada y con sus flores a cada lado.  También le dibujan un caminito que no diseñan recto, lo diseñan largo y con una curva aquí, otra allá y otra y otra... disfrutando del camino, el cual estará acorde con esa casita que espera al final de ese maravilloso camino!!! Todo esto, querida Silvia, te lo cuento para explicarte como es de bonito llegar a mi casita. Paso por unas calles antiguas, estrechas de piedra, llenas de nidos de pájaros que corren arriba y abajo y que cantan todo el tiempo. Calles con mucha brisa ya que está en la montaña y al igual que los pájaros recorre las calles y te acompañan a casa. Cuando llego a mi casita, tiene ese portal de bienvenida, es una casa antigua, muy antigua.  Las paredes son de piedra, los ventanales son enormes y las barandillas son de esas clásicas de hierro.  Es un apartamento a doble espacio. Doble espacio significa que  si tienes dos pisos, uno encima de otro y quitas el suelo  del segundo piso, te queda un espacio con mucha altura, el doble, ya que se le ha eliminado el piso superior.  En el caso del lugar donde vivo ahora se tiró 3/4 partes del piso superior. Mi apartamento tiene una pequeña habitación a la que se accede por una escalera interior y que se comunica con el resto a través de una barandilla que la rodea.  Toda esta distribución está hecha de manera muy simple con madera de pino. Me cobijo enseguida, sabía de mi dolor de tener que vivir fuera del que fue mi hogar durante 26 años y que sólo un espacio como este me podía hacer sentir que la casita que dibujé de pequeña, existía y allí estaba esperándome. Allí estaban unas sillas, una mesa, unas estanterías, mucho espacio encima de mi cabeza, un lavabo pequeñito y una linda habitación con una cama y armario…..nada mío, pero todo estaba ahí para mí. Este factor también ha estado crucial para mi recuperación, ya que he sentido “físicamente” el desapego. Desapego necesario para mi despertar, para mi curación, para mi renacer.



S.P.-Para aquellas personas que desean encontrar un espacio en sus casas para meditar, tienes algún consejo que les sirva a la hora de elegir un rincón?
F.Q.- El lugar, el espacio tanto si es en el exterior, como en un interior, creo que es donde los sentidos estén “respirando” lo más relajados posible.  El espacio debe tener un olor agradable y nuestra nariz estará feliz, debe tener una luz agradable y nuestros ojos serán felices, un sonido/un silencio agradable y nuestros oídos serán felices, el aire limpio y abundante también hará feliz a nuestro “paladar” y si nuestra piel está arropada por una ambiente cálido... Imagínense pues una lámpara de sal por ejemplo, o una lámpara estilo hindú con esos colores, naranjas, ocres, violetas... aromas de plantas, aromas de inciensos... El rincón en tu espacio será donde a modo de la encantadora tortuga, puedas aparcarte para adentrarte y no ser interrumpida por ningún elemento molesto. (ríe) Al igual que cuando practicas Tai Chí, es bueno visualizarnos como el animal que actúa para poder impregnar al movimiento todo el sentido cuando meditamos, creo que es eso, “imaginarnos” tortugas que buscan el espacio adecuado para nuestra mente y nuestros sentidos, lo mejor para ellos será lo mejor para nosotros. Si se puede tener un lugar fijo, bien y si no se puede, pues con una lámpara, un incienso y una tela agradable para nuestra piel, feliz encuentro.

S.P.-¿Cuál es el rincón preferido de tu hogar y por qué?
F.Q.- El rincón preferido de mi antiguo hogar era mi estudio.  En la nueva casita todos los rincones son mis preferidos, ya que es un espacio único. Yo lo he hecho a manera de TALLER.  Allí confecciono, escribo, leo, cocino, medito, practico yoga, tai chi, bailo rock,  valses… etc., etc., etc., y todo amiga mía, lo hago de la misma manera, PRESENTE, disfrutando y haciéndome consciente de todo. La casita y el pueblecito son muy pequeños, así que la mayor parte del tiempo estoy conmigo misma, cosa que me da libertad, intimidad, aire, silencio y con todos estos elementos me es muy fácil poder ser yo misma, estar inspirada con todo y en todo momento.  Tengo dispuestas ciertas mesitas, de tal manera que puedo estar en internet., cosiendo, o con un libro… libros que he recuperado. No sabía la complicidad que en ellos encontraría.  Los había comprado hacía mucho tiempo, eran clásicos y creí que tenía que tenerlos y ahora han sido mis acompañantes y consejeros, Nietzche, Shakespeare, Dante, etc., etc., etc. Estoy pues en una casa del 1600, compañeros del 1600 y anteriores, y yo en el siglo XXI con mi “ser” nuevo y en rodaje… ¿Qué cosa, no?  (ríe)  Así que mi casa ahora es mi rincón preferido porque lo he convertido en mi taller de vida, en todos los sentidos. Además abro los ventanales y en un momento formo parte de toda esa naturaleza que me envuelve, casi puedo tocar los pájaros, puedo ver las nubes como corren y me permito viajar con ellas, de noche me voy con las estrellas. (ríe)

S.P.- Esto lo consigues con el interiorismo holístico.
F.Q.-Exacto. Con el interiorismo holístico, se aprende a querer, a respetar, a reciclar,  dar el valor real a cada cosa, con lo cual ejercitas el desapego, y a cambio tienes paz, imaginación, recursos propios!!! Por cierto estoy sin lavadora, sin lavaplatos y sin ningún artilugio de los que tenía en la antigua casa.  ¿Sabes lo feliz que me siento cuando en mi pequeño fregadero limpio mi blusa y la tiendo con ese cariño que le tengo?  O mis platos, por ejemplo, con los que con tan a gusto he comido, les lavo y les digo…hasta dentro de un rato. (ríe) Después de toda esta disertación casi podríamos afirmar que a partir del interiorismo holístico, como con la ficha de domino, pude llegar a SER feliz al mismo tiempo que TODO ESTE AMADO PLANETA…buscando mi felicidad PROVOCO la felicidad  de mi entorno…….Bufffff !!!!

Detalles con los que decoro mi espacio
por Francesca Queralt

Fue  por "causalidad" que hace unos meses en una exposición de cerámica europea,
aquí en Catalunya, "encontré" una pieza de cerámica poco común.  Es un trozo de magma volcánico (SUFRIMIENTO MAXIMO DE LA TIERRA) y a ese trozo de magma, una artista, me atrevería a decir “artista holística”, me dijo  que a través de un proceso muy trabajoso se hacen florecer todos los minerales que se han visto implicados en el proceso. Este método consiste de unas "reacciones químicas y físicas de TODOS los componentes de la tierra madre... " y después de tanta explosión, de tanto fuego, de tanta compresión... cuando todo se para, se enfría, se recompone...  FLORECEN LOS RESULTADOS de tal impresionante proceso. La artista se llama M.P.GRANDE y es de una  región volcánica de Francia llamada Beffroi.

 
Otra pintura que tampoco debe ser casualidad que viniera a mis manos, está  pintada por una niña colombiana.  Esta obra tiene todas las características del mundo mágico de las niñas/niños.  Representa la recogida del café. La niña pintora enfatizó los colores con relieve.  Es como un collage. Puedes tocar las flores, las ves cómo sobresalen del plano. Lo que me atrajo de esta obra fue su "foco". ¿Sabes qué quiero decir con su foco? Pues intento enfocar cómo "veía" ella y cómo miraban los personajes que ella "veía", es como introducir un ser dentro de otro ser, un sentir dentro de otro sentir... como los fractales. En esta obra vi claramente ese “TODO es UNO y UNO es TODO”.  Es el trabajo de una artista que es muy niña, y como tal, muy generosa con sus sentimientos.

Volver Inicio >>
Volver a Reportajes >>
Contacto >>



Website Builder