CreandoTuVida
                              una nueva forma de vivir                   
                                                                                                                                                                    
Emba
jada de Paz

Your Subtitle text
Yoga: embarazadas estiramientos, respiración, relajación

Yoga para embarazadas
estiramientos, respiración, relajación
                         
                Por Eliana Mariela D’Alessandro
(Instructora de Hatha Yoga, licenciada en Psicología y especialista en Sexología)



Es bien sabido que durante el período de embarazo, la mujer vive una serie de cambios tanto a nivel fisiológico como emocional. El hombre también los puede padecer pero con más fundamentos psicológicos que físicos propiamente dichos.  Aún así, éstos no dejan de repercutir en el cuerpo mismo, en el soma.

En mis clases de yoga para embarazadas siempre tengo una entrevista previa al comienzo de las clases. En estas entrevistas no sólo recolecto información concerniente al embarazo sino que también inspecciono todos los aspectos involucrados de orden emocional, mental, junto a  las motivaciones y expectativas que  lleva esa mujer a hacer Yoga en ese momento tan especial.
 
Para mi sorpresa, me encuentro cada vez más, con mujeres que ya vienen entrenadas a esta disciplina pero que quieren algo más específico asociado a su condición actual y además desean que sus parejas también participen de esta maravillosa experiencia del Yoga Prenatal.


¡Aquí está Naty anunciándome su embarazo!!

Es por medio de la práctica y lo que me van enseñando mis alumnos, que voy adaptando las clases a las condiciones que se me van presentando. Así es como decido incluir a las parejas en varias sesiones de Yoga Embarazadas, pero no en todas.  Simplemente, cuando les toca una  sesión conjunta, doy lineamientos generales sobre posturas, acompañamiento y reducción de estrés para que ellos, los futuros papás  también vean qué hacemos y cómo pueden alentar y acompañar en la práctica diaria a la mujer en casa.

En la práctica de
Yoga para embarazadas hay que tener en cuenta algunas cosas que NO se deben hacer durante todo el transcurso del embarazo.  A saber:
  • No se debe realizar prácticas respiratorias (kriyas) que generen fuertes movimientos o cambios de presión en la zona abdominal. Por ejemplo la práctica de Kapalabhati  (cráneo brillante) o Tadagi mudra (gesto del estanque).
  • No realizar prácticas de posturas (asanas) de mucha presión en la zona abdominal como Naukasana (la nave),  Ardha Halasana (medio arado) o Halasana (el arado).
  • No realizar posturas invertidas ya que el punto de inserción del cordón umbilical es muy débil y al pender de él en la postura invertida el peso del feto puede llegar a producir un desprendimiento.  Por ejemplo; Vparitakarani o Sarvangasana o la vela.
En términos generales, a la hora de una clase de yoga para embarazas, lo que se puede esperar es que:
 
  • Sí, se vaya modificando la práctica a medida que pasan los trimestres.
  • Sí, se encuentren posturas como matsyasana o el pez y el gato o para producir descanso de piernas, se aconseje apoyarlas en la pared, sin elevar el torso.
  • Sí,  la práctica de savasana o relajación.  Esta es una de las partes más importantes de la clase ya que da lugar a la íntima conexión en el cuerpo, sensaciones, cambios y estados asociados.
  • Sí, haya trabajo con diferentes tipos de respiraciones, acorde a cada momento y situación específica.
El yoga para embarazadas prepara una buena experiencia de parto a partir del presente, de la ubicación en el aquí y ahora.   Se trabaja desde la conexión, el placer y el desapego.  Se trata de un dejar fluir, conectar con el nacimiento.  Todo lo que vaya apareciendo lo dejamos expresar, lo integramos a nuestro ser.  Nos adaptamos a los cambios que van apareciendo y disfrutamos al máximo cada uno de estos momentos únicos.  Como la vida misma.

Una alumna poco antes de dar a luz decía: -“Es increíble cómo las respiraciones repercuten en mi estado y en el contacto con mi bebé, lo siento.  Cuando no lo hago, me tenso y cuanto más me tenso menos lo siento… pero, logro centrarme,  v
uelvo a mis respiraciones y el bebé  entonces me responde otra vez…”  ¡Bienvenido Leo!

Namaste,*
Eliana
Por Eliana D’Alessandro. Licenciada en Psicología, especialista en Sexología e Instructora de Hahta Yoga. Actualmente reside en Barcelona. España.

*Namaste, como Namaskar, es un saludo en sánscrito. Lo usamos muchos los profesores de yoga.  Cuando lo utilizas con gente de la India se sienten muy honrados.  La definición más exacta vendría a ser algo así: "mi alma saluda a tu alma pues reconocen que en realidad son una".  A mí me encanta, y así deseo saludar a los miembros de CreandoTuVida. Namaste,Ellie.


Volver Inicio >>
Volver a Reportajes >>
Voler a Creando Salud >>
Leche de Cereales para el Bebé >>



Website Builder