CreandoTuVida
                              una nueva forma de vivir                   
                                                                                                                                                                    
Emba
jada de Paz

Your Subtitle text
       CAMBIAR ES POSIBLE                                                                                         
       Por Silvia Patrono
para www.creandotuvida.com
                ________________________
"Sólo hay una cosa que nos puede impedir cambiar: pensar que no podemos" Carlos González
 
¿Es posible cambiar?  ¿Cuándo y cómo cambiar?  ¿Qué cambiar?  ¿Quiénes deben cambiar?  ¿Cuánto cambiar?  ¿Para qué cambiar?
Hay quienes nos quejamos del dólar bajo o alto, el vecino que habla mucho o el que es indiferente, las condiciones climáticas: “¡Qué  frío!, ¡Qué  calor!”, la suegra, el tráfico, el café está tibio o muy caliente, tengo mucho trabajo, tengo poco trabajo… la lista de quejas puede continuar indefinidamente.  Cuanto más larga es la lista, mayor es nuestra insatisfacción.  Cambiar es posible.


Nota: recomendamos leer El Poder de las Palabras >>>



Nos lamentamos que nada o todo cambia alrededor.  Pensamos que el mundo está equivocado mientras vivimos desdichados culpando las circunstancias.  De este modo dudosamente lleguemos a reconocer que tal vez seamos nosotros los que deberíamos cambiar.  “¿Pero por qué nosotros?” Nos quejamos  aludiendo que ya hemos intentado TODO.  Y es muy posible que hayamos intentado MUCHO  pero siempre desde los conceptos de vida, prejuicios, limitaciones y miedos que poseemos desde toda la vida.  ¿Probamos de cambiar nosotros primero y luego observar al mundo?    En el proceso de la verdadera transformación el único que cuenta es uno.   El cambio es individual y  sucede en nuestro interior.  

¿Cómo reconozco que soy yo quien debe cambiar y por qué?  Basta  examinar nues
tros sentimientos, nuestras emociones.    La necesidad de cambio  puede surgir tanto  desde una pobreza extrema, la más grande de las riquezas o cualquier lugar intermedio.   La pregunta que tenemos que  hacernos es como nos sentimos.  ¿Cómo me siento?  Feliz.  Entonces no hay nada que cambiar.   La felicidad no se compra ni se hereda.  La felicidad la cultiva cada individuo.   

¿Cómo nos sentimos? ¿Realizados? ¿Acompañados? ¿Comprendidos? Pues si esas son las posibles respuestas, hay que reformular la pregunta hasta saber a ciencia cierta que afirmativamente somos seres FELICES independientemente de las condiciones ajenas a nosotros.  Por ejemplo: sentirnos realizados pero tristes,
acompañados pero angustiados, o comprendidos pero estresados nos está indicando la necesidad de cambio.  

 ¡Rompamos los moldes que nos mantienen estancados en  “más de lo mismo”  que no nos sirve y probemos cambiar!

NO OFRECER RESISTENCIA.  La resistencia al cambio se nos presenta camuflada de felicidad efímera, conformismo, ignorancia, testarudez, etc.  Queremos sentirnos bien pero hacerlo desde quienes somos hoy no será muy promisorio ya que quienes somos hoy nos trajo hasta donde nos encontramos en este momento y por alguna razón no nos sentimos felices.  No importa ya el motivo.  Cuanto más pensamos en la causa más de lo mismo creamos y eso es justamente lo que queremos evitar.  (Recomendamos leer Ley de Atracción >>) Pongamos nuestra atención en las ganas de cambiar, en intentar crear la vida que deseamos desde otro lugar que hoy no reconocemos ya que aun no lo h
emos habitado.  Cambiar es posible.  

Cambiar no significa cambiar la casa, el auto, el esposo,  las amistades o el trabajo.  El cambio es interno y sucede dentro nuestro.   Quizás es hora de empezar a apreciar más lo que tenemos, o sonreír más a menudo.  Algunas personas tendrán que pedir perdón, aceptar errores, aprender a escuchar o a recibir.  Cuando uno desea provocar un cambio sincero en la vida, la vida misma nos indica el camino que debemos recorrer.  Solo tenemos que estar atentos.

Enfrentarnos a esa idea es muy bueno: es encontrar armonía interior y esa gran conexión con uno mismo que determina genuinamente que podamos sentirnos
enteros y no fraccionados en este mundo.  La meta es ser feliz.  Somos seres espirituales habitando un cuerpo.  Los sentidos llevan  nuestra atención al cuerpo y el espíritu queda olvi
dado en un mundo regido por conceptos materiales que enfatizan el sentimiento de necesidad constantemente.  “Necesito esto y también aquello.”  “Siento que me falta algo.  Cuando lo consiga me sentiré feliz.”  Por algunos minutos, días u horas quizás estemos contentos hasta nuevamente experimentar: “la falta”.   La sensación de “FALTA”  es ese agujero interior donde no importa con que lo llenemos: comida, regalos, reconocimiento, pareja, fama, dinero….todo lo que allí intentemos guardar caerá en un pozo sin fondo perpetuando más  infelicidad e  insatisfacción.  

Ese agujero interior se habita desde el silencio, es la desconexión del mundo físico que nos rodea y la conexión con uno.  Habitarlo es descubrir un espacio donde el lenguaje no son las palabras.  La forma de entrar es la quietud.  Es simple y sin embargo cuesta tanto detenernos en el tiempo físico y simplemente estar.  Poner la atención en nuestra respiración es el primer paso para romper con la inercia de lo externo.   No necesitamos un lugar exclusivo ni condiciones especiales solo la voluntad de querer cambiar y re encontrarnos con esa energía espiritual de la que estamos hechos y que forma, en definitiva, quienes somos más allá del cuerpo físico que, a pesar de ser maravilloso,  no es más que una pequeña parte de nosotros.  

¿Cuál es la función de cambiar?  Justamente no perpetuar ese sentimiento de insatisfacción constante que nos impide ser felices trascendiendo el mundo material.

Querer ser felices desde quienes somos hoy es solo continuar repitiéndonos en los viejos hábitos que nos mantienen en un pasado que no existe o en la ilusión de un mañana mejor evitando que pongamos la atención en el  presente, justamente el  único punto de cambio posible.  Perderle el miedo al cambio y atrevernos a pensar que tal vez todo sería mejor si  realizamos ese cambio que tanto pedimos en los otros es la mejor oportunidad que nos podemos dar.   
  •    "Quiero cambiar.”
  •   “Acepto la idea de cambiar en mi vida”
  •   “Creo espacios para nuevos cambios en mi vida.”
  •   “Le doy la bienvenida a nuevos cambios en mi vida.”
  •   “Estoy abierta/o a probar cambios en mi vida”
  •    “Mi vida cambia en forma positiva cada día y yo fluyo con estos          cambios.”
Nota: leer Ejemplos de Afirmaciones: cambiar >>>

¿Cómo empezar?  Pues si es posible en este momento, simplemente quedándonos en silencio y dejando  que los pensamientos vayan y vengan.  No agregarles más vida.  No resistirlos, justamente debilitarlos no dándole importancia.  Quedémonos relajados unos minutos.  También como Eckhart Tolle recomienda en su libro “La Nueva Tierra,” podemos observar una flor y perdernos en la inmovilidad aparente de la misma.  Otro ejercicio que ayuda a aquietar la mente es prestarle atención a una parte de nuestro cuerpo, tanto con los ojos cerrados o abiertos.  Em
pecemos por una mano.  Tratemos de sentir su presencia, su cosquilleo, su temperatura, su peso.  Luego pasamos  al brazo, la otra mano y vamos recorriendo nuestro cuerpo en reposo permitiéndonos relajarnos y entrar a nuestro mundo interior.   Repitamos este ejercicio cuantas veces podamos.  Cuando caminamos usemos esos momentos como una oportunidad para aquietar la mente.  No es fácil al principio pero poco a poco y con constancia nos iremos sintiendo más cómodos en ese silencio interior.   Cambiar es posible.
Silvia Patrono

Volver a Ley de Atracci
ón

Volver arriba >>
Los Chakras >>
Sonreí
r >>
El Secreto de la Sonrisa Interior >>
Vivir en el Presente >>
Soy la Piedra en Mi Camino >>
Como Meditar >>
Neurocuántica >>

Website Builder