CreandoTuVida
                              una nueva forma de vivir                   
                                                                                                                                                                    
Emba
jada de Paz

Your Subtitle text

El fin de un ciclo y el inicio de otro

por Brad Hunter

Periodista e investigador, comparte su búsqueda de información con los miembros de CreandoTuVida

"Hay una ley que dice que debemos, inexorablemente, experimentar aquello que conciente o inconscientemente hemos creado. Si logramos materializar un cambio positivo en nuestra realidad actual, por consecuencia lograremos vivirlo."
___________________________________________
Mire a su alrededor. Mire a la gente que lo rodea. Mire los cambios en usted mismo. Este no es el mismo mundo que conocíamos hace tan solo unos años. Todo está cambiando y está pasando muy rápido, tanto que ya no nos es posible llegar a comprender y percibir la arrolladora metamorfosis que se efectúa en la realidad, en el mundo y en nosotros mismos. Algo definitivamente está pasando en el planeta, algo misterioso, inexplicable y fascinante a la vez. Podemos ver a diario las consecuencias de los cambios climáticos, la destrucción sistemática de los medioambientes planetarios, los cambios en el comportamiento humano, la escasez de recursos y un sinnúmero de sucesos que empiezan a impactar en nuestra realidad sin que podamos escapar a las consecuencias que producen. Mientras los profetas del Apocalipsis anuncian el fin por doquier, el mejor servicio que podemos hacer por la realidad del mundo y la de nosotros mismos es tomar el control de nuestra propia vida en función de que podamos producir un cambio en la forma descontrolada en la que cada uno de nosotros estamos viviendo, sin poder ejercer el tan necesario aporte co-creacional sobre la realidad misma. Las cosas que pasan tomaron forma en la realidad, reflejando el estado interior de cada uno de nosotros.



Los desajustes climáticos comenzaron primeramente en cada uno de los habitantes del planeta. La única forma en que tengamos un futuro, es si pensamos con convencimiento en que ese mismo futuro existirá, y para ello debemos diseñarlo en plena conciencia despertando de la ciega inconciencia que nos condujo hacia el actual punto de crisis evolutiva en que nos encontramos. De una vez por todas debemos comprender que el ecosistema terrestre somos también nosotros y que, si el clima está errático, también lo estaremos nosotros por formar parte indivisible del mismo. Si destruimos el ecosistema, también estaremos destruyéndonos a nosotros mismos. No estamos en este mundo para convertirnos en grandes empresarios, experimentados economistas, gurúes de la computación, etc., estamos aquí para co crear la realidad en la que nos manifestamos y para ello primeramente debemos ser conscientes de ello.

¿CREADORES O DEPREDADORES?

Creamos un sistema de vida depredador que nos aleja del verdadero significado de la vida, nos enfrenta con lo creado degradando el propio ecosistema que nos da vida y nos sostiene. El resultado final es la enfermedad humana, se va reflejando en nuestro entorno y en nuestra propia vida, que se pierde progresivamente en una espiral de lenta autodestrucción involutiva que se dirige en dirección opuesta a la meta por la cual decidimos encarar la existencia. La pregunta es: ¿Cuánto tiempo más seguiremos haciendo lo mismo, sabiendo que no podemos hacerlo sin generar consecuencias que recaen sobre nosotros mismos? Seguiremos creyendo que el ser grandes empresarios, experimentados economistas y gurúes del marketing nos ayudará al momento en que la plata no tenga ningún valor o en el que no se pueda realizar ningún negocio.



El planeta no resiste más que sigamos destruyendo y depredando el verdadero sistema que nos sustenta y nos da vida. Sin dinero, sin automóviles, sin computadoras, sin la última colección de moda, igual podemos vivir. Sin aire, sin agua, sin un suelo que nos provea de alimentos, nosotros no lo lograremos. Cada uno de nosotros debemos ser honestos con nosotros mismos y reconocer qué es lo que está sucediendo ahora mismo y de quién es la responsabilidad de que así sea. Alrededor de todo el planeta, el medioambiente colapsa a un ritmo alarmante y en proceso de aceleramiento y la mayoría de nosotros no reaccionamos ante estas señales, pensando que nada sucederá hoy ni mañana, y lo único que nos preocupa es nuestra supervivencia diaria, sin darnos cuenta que debemos dejar un mundo futuro a nuestros hijos y que ésa es nuestra responsabilidad como actuales guardianes y responsables del planeta.

LA DESESPERANZA, EL PEOR DE LOS MALES

Los medios de comunicación son en gran parte responsables de la visión negativa de la realidad. Siempre debemos pensar que por cada uno de estos eventos negativos hayuna equivalencia de hechos y sucesos positivos que equilibran el orden bipolar de la realidad y los cuales son creados por seres humanos que se hallan enfocados en el aspecto creacional de la vida. El dejarnos influir por los medios encargados de publicitar lo negativo nos conduce solamente a focalizarnos en la negatividad, los pensamientos involutivos, la incredulidad y la perdida de fe; y es entonces que nos convertimos en retroalimentadores de aquello que tememos. Si el temor hacia todo aquello que no queremos para nuestras vidas y para el mundo lo hacemos parte de nuestros pensamientos, estaremos ayudando a crear esa misma realidad a la que tememos y no queremos. Esta es la dinámica básica de c
reación de realidad.



Una y otra vez los grandes maestros modernos del conocimiento nos enseñan que los pensamientos poseen energía, de hecho son frecuencias energéticas manifestadas de forma positiva o negativa y que los mismos magnificarán, de acuerdo con su polaridad energética, aquello en lo que se enfoquen. Conforme más y más de nosotros retiramos nuestra atención y pensamientos de los viejos patrones condicionantes y limitantes, estos comienzan a disolverse gradualmente de la realidad. El torbellino de formas de pensamiento negativas que han creado realidades de igual tenor y que han afectado a la humanidad durante mucho tiempo están siendo reemplazadas gradualmente por modos de pensamiento positivos y creacionales, a medida que muchos de nosotros empezamos a descubrir los sistemas constructivos de aquello que llamamos realidad tangible. Nuestras creencias pueden tanto limitarnos como también salvarnos. Vivimos restringidos por limitaciones autoimpuestas por influencias externas, creando nuestros propios márgenes de lo que es y no es posible. Al derribar los condicionamientos creados en nuestro interior, expandimos nuestras vidas en libertad de existencia y creación.

Si tan solo llegáramos a comprender que todo aquello negativo en lo que creemos es, al mismo tiempo lo que nos imposibilita crear una realidad positiva, comenzaríamos a focalizarnos en aspectos constructivos, sin importar la realidad que se manifieste a nuestro alrededor. De esta manera no colaboraríamos con aportes negativos que potencializarían lo negativo de la realidad, sino que, por el contrario, nuestra visión positivista aportaría una energía opuesta que ayudaría en su cambio. Cuantas más personas se focalicen en el opuesto, más rápido se producirá el cambio. El principio de polaridad nos dice que negativismo y positivismo son estados opuestos de una misma cosa, mentalismo.

UNA NUEVA REALIDAD

Debemos permitirnos abrirnos a una nueva y maravillosa forma de vivir abriendo nuestras mentes a una nueva e inusual manera de comprender la creación. Nada está definitivamente creado, sino que todo se crea a cada instante. Nosotros somos los creadores de nuestro mundo y los que decidimos “qué” y “cómo” crear a cada instante. Si no lo hacemos desde una forma conciente, estaremos irremediablemente haciéndolo desde la inconsciencia, sin tener el control del diseño de la realidad que deseamos e idealizamos. Todo diseño de la realidad se crea a través de la atención y de la intención. La atención es la focalización en lo que va a ser creado y la intención nos permite aplicar la forma manifestarlo. Estos son los dos pilares de la conciencia a partir de los cuales el milagro de la creación comienza. La verdadera fuerza regente es lo espiritual, dominando por encima de lo mental y de lo material.



Cada fase de la nueva
conciencia creadora que se manifiesta necesita de la acción y de la concreción en el plano material. Al irse liberando las viejas formas de pensamiento limitantes y dolorosas, cada aspecto de energía discordante que ese pensamiento ayudaba a mantener es transformado y remueve una pequeña (o gran) parte de la realidad negativa que nos envuelve. Cada cambio que se produzca en la actitud mental será un cambio en la continuidad de la creación, que no hará otra cosa que integrar nuevas facetas de nuestro maravilloso Ser Divino. Al hacerlo estaremos creando gradualmente un nuevo "ser", facultado para crear realidades maravillosas y abriendo ante nosotros nuevas fronteras de conexión con lo superior. A medida que el proceso avance, las limitaciones y los impedimentos que no hacen otra cosa que acercarnos al sufrimiento y a la infelicidad se irán disgregando en el olvido. Hay una ley que dice que debemos inexorablemente experimentar aquello que conciente o inconscientemente hemos creado. Si logramos materializar un cambio positivo, por consecuencia lograremos experimentarlo, y así finalmente sabremos, con conciencia, reconocer nuestro potencial como creadores.
Brad Hunter

“Nota Publicada en la Revista El Planeta Urbano Sección Planeta-X”

Volver a inicio >>

Otros art
ículos por Brad Hunter >>
Te recomendamos leer "La Ley de Atracción" >>
Contacto >>




Website Builder